La CUP defiende los ataques de Arran contra el turismo y los llama actos «simbólicos»

La organización juvenil vinculada al partido catalán asaltó un autobús turístico de Barcelona y pinchó las ruedas de las bicicletas de alquiler

AGENCIASBarcelona

La presidenta del grupo parlamentario de la CUP, Mireia Boya, ha pedido hoy desdramatizar las acciones "simbólicas" contra el turismo que han llevado a cabo en Barcelona miembros de Arran, organización juvenil de la izquierda independentista en Cataluña vinculada a la CUP, y que en los últimos días han asaltado un autobús turístico de Barcelona y han pinchado las ruedas de bicicletas turísticas de alquiler de la ciudad.

En declaraciones a RAC 1, Boya ha puntualizado que "Arran no es la CUP", ya que "tiene sus propios portavoces y sus propios órganos de decisión", pero ha justificado estos ataques, ya que se trata de una "acción simbólica para denunciar un modelo turístico depredador en Barcelona", por lo que no hay que "dramatizar".

Para Boya, el modelo económico imperante "es violencia pura y dura contra muchas personas que malviven", pero el Ayuntamiento de Barcelona "ha renunciado a todo tipo de debate", mientras que el gobierno de la Generalitat "lo está avalando".

Boya ha pedido que cesen las recriminaciones a la CUP desde Cataluña por las acciones de Arran, ya que en plena fase decisiva del proceso soberanista existen "otros enemigos que son más duros y peligrosos".

«Han cruzado una línea roja»

El alcalde accidental de Barcelona, Jaume Collboni, del PSC, ha afirmado que la CUP ha pasado "una línea roja que nunca debe cruzarse en democracia" al negarse a condenar el ataque. "Me parece gravísimo que en una ciudad democrática y abierta como Barcelona se sea connivente o se toleren actos de violencia", ha dicho.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha advertido de que "la 'kale borroka' catalana ya está aquí: los socios de Puigdemont y Junqueras quemando autobuses contra los extranjeros que van a Barcelona".

El portavoz del Govern, Jordi Turull, ha expresado su "condena sin matices" a los destrozos y ha pedido "que se replanteen este tipo de acciones", al tiempo que los ha desligado con el proceso soberanista. "Quien intente relacionarlo con el proceso es malintencionado. No tiene nada que ver con el proceso. Si el proceso ha destacado por algo es por ser absolutamente pacífico. Son dos cosas que nada tienen que ver", ha manifestado el también conseller de Presidencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos