«Seguimos con ganas de aventura», dicen los atrapados en un coche en L'Angliru

Emergencias, que afirma que siguió el protocolo, registró hasta cuarenta llamadas vinculadas al incidente en Riosa

ALEJANDRO FUENTE

Para ellos es de lo más normal. «Lo hacemos muchas veces, es nuestra afición. Y lo seguiremos haciendo, no se nos han quitado las ganas de aventura». Cogen un vehículo todoterreno y se desplazan a lugares de difícil acceso. Pero en la última ocasión, no salió como esperaban, tal y como publica el Comercio. Los problemas comenzaron en la madrugada del domingo cuando el Mitsubishi de Héctor Carballo Rodríguez se quedó atrapado en el ascenso de L'Angliru, en Riosa. «Era la primera vez que nos pasaba», afirma. Sus amigos y él se vieron sorprendidos por la nieve en La Cueña de les Cabres, a cuatro kilómetros del área recreativa de Viapará, una zona con una inclinación superior al 23%. No podían dar la vuelta y, después de una hora atrapados, a las cuatro y media de la madrugada, llamaron al 112. «Nosotros admitimos que fuimos imprudentes, pero el Servicio de Emergencias nos dejó tirados», asegura otro de los siete ocupantes del vehículo, Fernando Álvarez. Y es que consideran que el Servicio de Emergencias del Principado no les trató de forma adecuada.

Contexto

En el SEPA se defienden de estas acusaciones. Aseguran que durante el incidente se registraron más de cuarenta llamadas -entrantes y salientes- vinculadas a este aviso. Asegura el Servicio de Emergencias que se siguió el protocolo en todo momento. Sí admiten que algunas de las expresiones no fueron las más adecuadas.

Carballo dice aceptar que el Principado no tenga «medios suficientes para un rescate cuando estábamos a cuatro kilómetros del área de recreo de Viapará, pero que lo digan y no nos intenten ridiculizar». La conversación grabada se produjo mientras la alcaldesa de Riosa, tras ser contactada con el 112, localizaba a un operario para tratar de acoplar una cuña a un vehículo para ir a rescatarlos.

El aviso se recibió en la sala del 112 Asturias a las 4.34 horas a través del 112 de Cataluña. En el Servicio de Emergencias catalán explicaron que habían recibido una llamada de la aplicación RACC Asistencia en la que un asegurado solicitaba una grúa porque se había quedado atascado con el vehículo en la nieve. Mientras, uno de los implicados estaba llamando al 112.

El SEPA comunicó lo sucedido a la Guardia Civil y se informó a los implicados de las gestiones. En todo momento indicaron que se encontraban en perfecto estado y que el único problema es que no llevaban ropa adecuada. Unos minutos más tarde, a las 4.58 horas, uno de los implicados explicó que él y otro compañero estaban bajando caminando. «Dijo que era más positivo que el compañero con el que habíamos hablado antes. Iba a llamar a alguien con un todoterreno con tacos y dijo que ya lo solucionaba él. Señaló que no nos preocupásemos, que su compañero era un poco exagerado», se indica en el SEPA. «Tenemos derecho a disfrutar de nuestro ocio como un montañero o un esquiador, a quienes se les rescata si sufren cualquier accidente», decía otro de los atrapados.

>> La conversación con el 112

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos