Santamaría rechaza que independentistas puedan dar lecciones de democracia

Santamaría en la sesión de control./Efe
Santamaría en la sesión de control. / Efe

El Gobierno recuerda que si Puigdemont dice antes de mañana que no proclamó la independencia se frenará el artículo 155 y se podrá dialogar en el Parlamento

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha tratado de desmontar hoy las críticas de los independentistas y Podemos a las detenciones de los presidentes de la ANC y Omnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, decretadas el pasado lunes por la Audiencia Nacional. Y, en especial, ha rebatido con fuerza la afirmación de que en España vuelve a haber “presos políticos”.

Más información

En una respuesta al portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, Joan Tardà, la número dos del ejecutivo ha acusado a los secesionistas de ignorar los principios básicos de la democracia y de aplicar un doble rasero interesado en función de cuáles sean las decisiones que analizan, las de los demás o las suyas propias.

“Democracia es igualdad de los españoles ante la ley”, ha replicado después de que Tardà acusara al Gobierno de “represión”. ¿Por qué la Generalitat de Cataluña y el Parlament de Cataluña actuaron contra los que se manifestaron y rodearon en 2011 el Parlament calificándolos de reos de atentado y sin embargo ahora consideran que son presos políticos los que impiden la actuación de una comisión judicial?”, ha afeado.

“Democracia es independencia judicial y salvo en Ley de Transitoriedad (que ustedes aprobaron, por cierto, en un visto y no visto en el Parlament de Cataluña) en España funciona la separación de poderes, así que el Gobierno no da cuenta de las decisiones judiciales porque no le corresponde”, ha añadido también.

La retahíla ha seguido a una sentida demanda en la que el diputado independentista ha intercalado reproches y advertencias a partes iguales: “Les veo dispuestos a todo frente a un pueblo indefenso”; “han retornado los presos políticos”; “a más represión más convencimiento del valor de la libertad y de la independencia”; “la democracia siempre será vencedora aun cuando puedan hacernos sufrir”, ha dicho. Y como guinda la exigencia envuelta en guante de seda: “De demócrata a demócrata: ¡paren máquinas!”.

“De demócrata a demócrata, como usted dice –ha devuelto Saénz de Santamaría- unos apuntes: en democracia los Gobiernos defienden la ley”.

Gobierno obligado

La vicepresidenta ha aprovechado también para insistir en que el diálogo que demanda Carles Puigdemont puede ejercerse en el Congreso de los Diputados “donde reside la soberanía y la mediación del conjunto del pueblo español”, ha dicho. En una línea similar, el propio presidente del Gobierno había pedido unos minutos antes al portavoz del PDeCAT, Jordi Xuclà, que trate de convencer al presidente de la Generalitat de que “no cree más problemas”. “Porque si no –ha advertido- va a obligar al Gobierno a tomar decisiones que sin duda alguna sería mejor no tomar nunca”.

A apenas 24 horas para que concluya el plazo dado al jefe del ejecutivo catalán para que dé marcha atrás y frene la aplicación del artículo 155 de la Constitución –el que contempla la intervención total o parcial de una autonomía- Rajoy ha insistido en que lo tiene tan fácil como responder ‘no’ a la pregunta de si alguna autoridad de Cataluña ha proclamado la independencia.

“No es tan difícil –ha repetido a modo de mano tendida-. Comprenda usted que si ha declarado la independencia de Cataluña el Gobierno está obligado, porque así lo dice la Constitución, a actuar de una forma”. “Y si no lo ha hecho –ha rematado- pues podremos hablar aquí, en el Parlamento, como hemos ofrecido todos los grupos”.

Fotos

Vídeos