Granados, en libertad con medidas cautelares

Francisco Granados.
Francisco Granados. / Efe

El juez le impone duras medidas para prevenir el riesgo de fuga | «Nunca he metido la mano en la caja», defiende a su salida de prisión

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid Granado

Francisco Granados ya es un hombre libre tras dos años y medio en prisión. El ex secretario general del PP de Madrid, presunto 'cabecilla' de la trama 'Púnica' -la "gigantesca red" de tráfico de influencias que afecta a administraciones de varias comunidades-, ha abandonado pasadas las 15.30 horas la cárcel de Estremera (Madrid) que él mismo inauguró como consejero de Justicia.

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco acordó en un auto su libertad provisional una vez constatada la suficiencia de la fianza impuesta por 400.000 euros. El magistrado le pone como medidas cautelares las comparecencias los días 1 y 15 de cada mes, facilitar un teléfono donde pueda ser localizado y un correo electrónico, fijación de domicilio y prohibición de salida de territorio sin autorización judicial.

Más información

«Soy inocente»

Granados ha defendido su inocencia y ha insistido en que "nunca" ha metido su mano en la "caja" en relación a las acusaciones dentro del 'caso Púnica'. Con polo amarillo, vaqueros y deportivas azules, el que fuera 'mano derecha' de Esperanza Aguirre ha insistido en que "en el sumario no hay ni un solo indicio" que pueda confirmar que tenga dinero en alguna cuenta en el extranjero, tal y como sostiene el instructor, y ha denunciado que "alguien estaba interesado en que yo estuviera tanto tiempo en prisión".

Ha cargado también contra la Unidad Central Operativa y la Fiscalía por su interés en "impedir" que se demuestre que los informes en su contra no son ciertos. "Voy a demostrar que son mentira", ha advertido. Granados ha pedido perdón a los madrileños que se han podido sentir defraudados y ha denunciado el afán de buscar "donde sea" la financiación irregular de su partido.

Aunque ha admitido que no tenía buena relación, ha querido igualmente pedir respeto a la presunción de inocencia del que fuera compañero de partido y filas, el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, en prisión provisional por el 'caso Lezo'. En su caso, no hubo tal presunción, según ha denunciado.

A su salida le esperaban familiares, con quienes se ha fundido en un abrazo. También ha saludado a varios periodistas conocidos que le esperaban a las puertas del penitenciario.

Así ha reunido la fianza

Antes de dictar el auto de libertad, Velasco ha citado a los representantes legales de los familiares que han depositado esas propiedades para celebrar una comparecencia en la que se oficializarán los avales y se constituirá la fianza hipotecaria. Una vez constituida, el juzgado reenviará acto seguido la documentación a una Notaría para reinscribir esos bienes en el registro de la propiedad y para que haya constancia de que esas fincas están hipotecadas y no pueden ser objeto de compra-venta.

Para abonar la fianza, que el juez le impuso el 17 de mayo, Granados depositó primero 100.000 euros en metálico y después sus familiares aportaron tres fincas como aval, según las citadas fuentes. La primera propiedad fue rechazada por el juzgado por ser objeto de la investigación y, con respecto a las otras dos, se designaron peritos para acreditar que su valor superaba al doble de lo que le quedaba por pagar, tal y como exige la ley, una vez descontados los 100.000 euros que abonó en metálico.

Esas otras dos propiedades -un piso en Valdemoro (Madrid) de la madre de Granados y una parcela de su hermana- han sido tasadas en más de 800.000 euros, por lo que ya duplicaban la cantidad exigida. Tras este peritaje, el juzgado oficializará el abono de la fianza y a partir de ese momento Granados quedaría en libertad tras más de dos años y medio en prisión por el caso Púnica y después de haber cumplido dos tercios del límite máximo de cuatro años en prisión preventiva.

El juzgado en el que se instruye este caso, al que regresó este fin de semana Velasco hasta que se incorpore su titular Manuel García Catellón, estaba a la espera de ese peritaje tras haber propuesto su abogado, Carlos García de Ceca, poder abonar la fianza -que el juez pidió que fuera en metálico- avalando la cantidad con bienes de su familia, ya que él los tiene todos bloqueados.

Menos riesgo

El juez Velasco le puso a Granados esta fianza para recuperar la libertad el pasado 17 de mayo, el mismo día que se conoció su nombramiento como integrante de la nueva Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional.

Velasco justificó la modificación de la situación de Granados en que ya se habían practicado los últimos registros en la causa en relación con Arpegio-Prisma, lo que disminuye el riesgo de destrucción de pruebas, y en el levantamiento del secreto que pesaba sobre diversas piezas separadas secretas, principalmente la de la financiación ilegal del PP de Madrid.

Después de que la defensa de Granados pidiera su excarcelación en reiteradas ocasiones, el juez acogió la última solicitud que hizo el pasado 5 de mayo, al considerar que se ha rebajado el riesgo de fuga por el tiempo transcurrido en prisión preventiva, cuyo límite máximo son cuatro años.

Apreció además que de esta forma Granados podrá acudir "en otras condiciones" al primer juicio oral de Púnica, el del chivatazo que le dio el guardia civil José Manuel Rodríguez Talamino, que ha sido fijado para el 14 de noviembre y en el que se enfrentará a una petición de la Fiscalía de tres años de cárcel.

Fotos

Vídeos