El partido de Colau apoyará el 1-O como movilización, pero no como referéndum

Carles Puigdemont y Ada Colau, durante un acto oficial. / Quique García (Efe)

Xavier Domenènech, diputado de En Comú Podem, no ha aclarado si llamarán a participar en la consulta y se ha limitado a señalar que es una decisión que aún no se ha tomado

EFEBarcelona

Catalunya en Comú, que aglutina a formaciones de la izquierda conocidas como los 'comunes', apoyará la convocatoria del 1 de octubre como una movilización legítima de respuesta al "inmovilismo" del PP, pero no la considerará un "referéndum vinculante" sobre la independencia de Cataluña.

Tras la reunión de la coordinadora nacional de Catalunya en Comú celebrada en Terrassa (Barcelona) para debatir la posición de los 'comunes' ante el 1-O, el coordinador general de esta formación ha precisado que su apoyo a esta convocatoria tendrá lugar en tanto que movilización popular "por el derecho a decidir frente a la negativa del PP" al diálogo.

Domenènech, diputado de En Comú Podem, no ha aclarado, sin embargo, si los 'comunes' llamarán a participar en la consulta del 1-O, y se ha limitado a señalar que esta es una decisión que aún no se ha tomado, porque ven "muchas incógnitas" respecto al anunciado referéndum del gobierno de JxSí.

La coordinadora nacional de Catalunya en Comú ha ratificado la propuesta hecha por la ejecutiva, contenida en seis puntos, y que ha sido aprobada con 85 votos a favor frente a los 29 que ha recibido otro de los documentos a debate, partidario de hacer campaña por la participación pero de forma crítica.

El tercero de los textos a debate, que abogaba por no participar en ningún caso en esta convocatoria, ni darle apoyo, ha sido finalmente retirado y, por tanto, no ha sido sometido a votación.

Según Xavier Domènech, "un referéndum es un espacio de resolución de conflictos, no un espacio de afirmación" de la soberanía de Cataluña, pero ha dejado abierta la posibilidad de revisar el posicionamiento de los 'comunes' en función de cómo evolucionen los acontecimientos, y en especial, tras la convocatoria del referendo y la posterior reacción del Estado.

En el texto aprobado hoy se afirma que el referéndum que el Govern quiere convocar el 1 de octubre "no es el que Cataluña merece y necesita" pero sí que considera "lógica" la movilización, aunque no explicita si únicamente será un apoyo pasivo -sin llamamiento a la participación- como así parece, o bien será activo, al estilo del aprobado por Podem.

En el primer punto del documento se afirma que "Cataluña se encuentra delante de una situación de bloqueo político e institucional que tiene su origen en la sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatut y las posteriores sentencias contra las leyes emanadas del Parlament".

Esta situación "de bloqueo" ha hecho que "una mayoría de la población catalana considere que el actual marco autonómico se encuentra agotado, y que es necesario avanzar hacia nuevos escenarios de soberanía mediante cambios constituyentes que tengan en su centro el ejercicio del derecho a decidir".

Después de abogar por un referéndum "efectivo y con garantías" como mejor solución, los 'comunes' critican al PP por impedirlo, pero también a JxSí por entender que está protagonizando una "huida hacia delante" fruto "de una lectura errónea de los resultados de las elecciones del 27S".

Fotos

Vídeos