«La metí en el coche, la até y no paró de dar patadas. Quise violarla y no pude»

«La metí en el coche, la até y no paró de dar patadas. Quise violarla y no pude»

'El Chicle', en prisión por el asesinato de Diana Quer, contó en su segunda declaración a los investigadores que, al llegar a Rianxo, la estranguló, «pero me puse muy nervioso al verla muerta, así que vine a la fábrica y la tiré al pozo»

EL NORTE

'El Chicle' niega haber asesinado y violado a Diana Quer. Así lo mantuvo en su extensa declaración ante la Guardia Civil. Pero ayer calló ante la titular del Juzgado número tres de Ribeira, un silencio que no evitó que la jueza ordenara su ingreso en prisión provisional incomunicada y sin fianza por ser «sospechoso» de haber matado a la joven madrileña, secuestrada el 22 de agosto de 2016 en la localidad coruñesa de A Pobra do Caramiñal (A Coruña).

José Enrique Abuín Gey «en ningún momento se ha reconocido autor ni de asesinato ni de homicidio», también es «absolutamente falso» que haya confesado que violara o agrediera sexualmente a la joven. El abogado del presunto criminal, Ramón Sierra, despachó con esta contundencia las acusaciones contra su cliente a la salida de la declaración en el juzgado de Ribeira, al que llegó con la cabeza envuelta en una manta térmica y en medio de una lluvia de insultos de los vecinos, publica El Correo.

Sin embargo, La Voz de Galicia publica hoy algunos datos de la segunda declaración de 'el Chicle' el pasado domingo ante la Guardia Civil cuando se derrumbó y confesó el lugar donde se encontraba el cuerpo de Diana a Quer. En un primer momento aseguró haberla atropellado de manera accidental, pero después confesó que la había estrangulado con una brida. «La vi en A Pobra, iba sola, la cogí y la metí en el coche, le até las manos y no paró de dar patadas durante todo el viaje. Al llegar a Rianxo -no aclara en qué ubicación- la estrangulé, pero me puse muy nervioso al verla muerta, así que vine a la fábrica y la tiré al pozo», expuso Enrique Abuín Gey, según el periódico gallego. Lo más duro de su repentina confesión -se incluirá en las diligencias policiales, pero no se considera declaración formal- llegó cuando Abuín Gey aseguró: «Quise violarla y no pude. Era la primera vez que lo intentaba».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos