Gobierno y PSOE se enfrentan por la Hacienda federal de Cataluña

El líder del PSC, Miquel Iceta. / Pau Barrena (Afp) I EP

La dirección socialista avala la propuesta de Iceta y Rajoy pide frenar «la subasta de ideas»

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

La propuesta del líder del PSC para que la Generalitat recaude y gestione todos los impuestos en Cataluña ha motivado el primer encontronazo serio entre el Gobierno y el PSOE tras su etapa colaboración ante la crisis independentista. La dirección federal de los socialistas avaló el planteamiento de Miquel Iceta, y acalló de paso alguna crítica interna, pero para Mariano Rajoy y el PP es «una ocurrencia» dentro de «la subasta de ideas» de un periodo electoral.

La iniciativa del candidato del PSC de construir «una Hacienda federal» en Cataluña que asuma toda la responsabilidad fiscal en el territorio, «en consorcio con la Administración central del Estado, tal como dice el Estatuto», removió las aguas de la campaña electoral con un asunto distinto al debate soberanista. Tanto el PSOE como el PSC precisaron que no se trata de una agencia tributaria de Cataluña gestionada en exclusiva por la Generalitat, como pretendía en Gobierno de Carles Puigdemont. Tampoco, arguyeron, es un remedo del modelo foral del País Vasco y Navarra porque no actuaría con autonomía plena porque trabajaría en coordinación y con representantes en sus órganos directivos de la Administración central.

Iceta aclaró que la Hacienda federal es uno de los puntos que proponen los socialistas para el nuevo modelo de financiación autonómica que debería aprobarse el próximo año, y que iría acompañado de otras propuestas, como el aumento de los porcentajes cedidos del IRPF, IVA e impuestos especiales. El modelo aprobado en 2009 incluyó la cesión a las comunidades del régimen común del 50% del IRPF y del IVA y del 58% de los impuestos especiales. Todo ello acompañado de un aumento de la capacidad normativa sobre los impuestos cedidos.

«Si la financiación quieres aumentar, socialista tienes que votar», comentó un jocoso Iceta ante las críticas surgidas desde el Gobierno, PP, Ciudadanos, independentistas catalanes y hasta alguna de su propio partido. El líder del PSC pidió que nadie «se rasgue las vestiduras» ante su propuesta porque es legal, figura en el Estatut de Cataluña, y tiene coherencia política pues está recogida en la Declaración de Granada de 2013 y en la Declaración de Barcelona de julio pasado y fue suscrita por todos los barones socialistas.

Es «absolutamente razonable», afirmó el secretario de Política Económica de dirección federal del PSOE, Manuel Escudero, y resaltó la idea del consorcio entre la Generalitat y la Hacienda central porque «se inscribe dentro del sistema del régimen común». Con todo, desde las filas socialistas hubo alguna crítica, sobre todo por el supuesto carácter exclusivo para Cataluña de la propuesta. Pero la mayoría de los barones del PSOE se mostró de acuerdo siempre que sea fruto de un acuerdo entre «todos» los territorios.

Peticiones particulares

No lo vio así el presidente del Gobierno, quien desde Abidjan, capital de Costa de Marfil, donde participó en una cumbre UE-Unión Africana, se mostró contrario a la propuesta y la achacó a la «subasta de ideas» que rodea al proceso electoral de Cataluña. Señaló que la financiación autonómica no está para solucionar «los problemas puntuales de cada uno», que es, a su entender, lo que persigue Iceta con la Hacienda federal para Cataluña. Si fuera así, prosiguió, el modelo sería una suma de «peticiones» particulares «contradictorias y de imposible solución». Sin condenar al olvido la idea del PSC, Rajoy abogó por acordar un nuevo sistema «entre todos», pero sobre todo con los socialistas, no en vano gobiernan en siete de las quince autonomías de régimen común.

Mucho más duro fue su partido, y la secretaria general, María Dolores de Cospedal, aconsejó a los socialistas catalanes que recuperen «la cordura» porque se les ve «extraviados» con iniciativas como la de Iceta. El líder del PP en Cataluña, Xavier García Albiol, habló de «ocurrencia» que dejaría una imagen «de triunfo del independentismo». Desde Ciudadanos la descartaron por «ineficaz» y por ser «más propia» de los nacionalistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos