El Rey pide a los independentistas no llevar a Cataluña «al enfrentamiento y la exclusión»

El Rey, durante su discurso navideño. / Casa del Rey

En su tradicional discurso de Nochebuena, Felipe VI advierte a los soberanistas de que no se pueden imponer «las ideas propias frente a los derechos de los demás»

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Felipe VI ha urgido al nuevo Govern a no repetir errores del pasado que llevaron tras el referéndum ilegal del 1-O a fracturar y enfrentar a la sociedad catalana generando “discordia, incertidumbre, desánimo y empobrecimiento”. Tres días después de que Cataluña acudiese a las urnas, que arrojaron un escenario de difícil gobernación para esta comunidad, el Rey ha remarcado en su tradicional discurso de Nochebuena que “el camino no puede llevar de nuevo al enfrentamiento o la exclusión”.

Aunque Ciudadanos ganó por primera vez los comicios catalanes, la suma de formaciones independentistas sigue conservando una ajustada mayoría absoluta en el Parlament, lo que abre la puerta a que se mantenga la inestabilidad política de los últimos cinco años. Una vuelta al punto de partida que preocupa al Monarca, quien se ha mostrado durante toda la crisis catalana firme en su defensa del cumplimiento de la ley y del respeto al marco constitucional. “Respetar y preservar los principios y valores de nuestro Estado social y democrático de Derecho es imprescindible para garantizar una convivencia que asegure ‘la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo político’, tal y como señala nuestra Constitución. Porque cuando estos principios básicos se quiebran, la convivencia primero se deteriora y luego se hace inviable”, ha recordado.

El Monarca emplaza al nuevo Parlament a afrontar los problemas que afectan a todos los catalanes «respetando la pluralidad» y pensando en el bien común.

Más información

Ante este tablero político, el Rey ha emplazado al nuevo Parlament a afrontar los problemas que afectan a todos los catalanes, “respetando la pluralidad” y pensando en el bien común. Ha abogado además por hacia avanzar hacia la “convivencia”y “recuperar la serenidad, la estabilidad y el respeto mutuo” tras unos meses de alta tensión que han hecho mella en la sociedad para que las ideas “no distancien ni separen a las familias y a los amigos”.

En su discurso, el jefe del Estado ha reconocido que este 2017 ha sido “un año difícil” marcado, sobre todo, por la situación en Cataluña. Debido a la crisis política y social desatada por el 1-O, el Rey, por primera vez en su reinado, decidió dirigirse de forma extraordinaria a la nación, ante la insurrección de las autoridades catalanes, decididas a llegar hasta el final en el proceso de ruptura con el Estado. Esta noche ha insistido en que España “es hoy una democracia madura”, donde cualquier ciudadano puede defender “libre y democráticamente” sus opiniones “pero no imponer las ideas propias frente a los derechos de los demás”, en una advertencia velada a los secesionistas.

Lucha contra el yihadismo y corrupción

Una vez superada la crisis económica, Felipe VI ha expresado su deseo de que la recuperación se consolide con el fin de que se puedan corregir “las desigualdades y las diferencias sociales” que tanto daño han hecho a las familias en los últimos años y que han afectado al futuro de muchos jóvenes. Además de crear " puestos de trabajo estables", un objetivo “esencial y prioritario” para el Monarca en el nuevo año que entra.

En su alocución navideña, el jefe del Estado ha tenido además un recuerdo especial para las víctimas del doble atentado de Barcelona y Cambrils, que están, ha dicho, “siempre muy presentes”. 2017 se recordará como el año en el que el yihadismo –trece años después del 11-M- volvió a poner a España en la diana del terror, con 16 fallecidos y más de un centenar de heridos. “El terrorismo yihadista sigue siendo una amenaza mundial”, ha remarcado el Monarca, a la que solo se le puede derrotar “desde la unidad democrática, la firmeza del Estado de Derecho, y la eficacia de la cooperación internacional”.

En esta ocasión, Felipe VI sí ha hecho referencia a la corrupción, una de las principales preocupaciones de la sociedad que demanda, ha dicho, que sigan tomándose las medidas necesarias “para su completa erradicación”. Se ha referido también a otros de los grandes desafíos que tiene planteados Europa como la defensa del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, en los que ha exhortado a España a mantenerse firme en sus compromisos “ante un problema que afecta a todo el planeta y que requiere soluciones no sólo globales, sino verdaderamente urgentes”.

Algunas de las imágenes del año para la Casa Real. / Casa del Rey

Apoyo a las víctimas de la violencia machista

Don Felipe ha reafirmado su apoyo a la lucha contra la violencia machista, una lacra “inadmisible”, ha sentenciado, que “nos hiere en nuestros sentimientos más profundos y nos avergüenza e indigna” y de la que hay que sensibilizar a la sociedad. En lo que va de año, casi medio centenar de mujeres han perdido la vida a manos de sus parejas. Por ello, el Rey ha pedido a todas las fuerzas políticas que, sellaron un pacto de Estado sobre la materia, que se mantengan unidas “para ayudar y defender a las víctimas”.

Reafirma su apoyo a la lucha contra la violencia machista e incide en la necesidad de sensibilizar a la sociedad sobre esta «lacra inadmisible».

Al final del mensaje, el jefe del Estado ha insistido en el imperativo de “seguir construyendo” una España “moderna y atractiva, que ilusione” y que esté dispuesta “a evolucionar y a adaptarse a los nuevos tiempos”. “Si seguimos por ese camino, ha remarcado, estoy convencido de que el año que viene -y los que vendrán después- serán mucho mejores”, ha concluido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos