Morgades dice que avisó a Granados del «pinchazo» por 'Púnica' al creer que era ilegal

Pedro Núñez Morgades, en una imagen de archivo.
Pedro Núñez Morgades, en una imagen de archivo.
  • El exdelegado del Gobierno en Madrid responde al informe de la Guardia Civil y asegura que su intención era conseguir "pruebas" para "demostrar un caso de corrupción de extrema gravedad"

El exdelegado del Gobierno en Madrid Pedro Núñez Morgades ha afirmado que alertó a Francisco Granados antes de su detención en el marco del 'caso Púnica' de que podían estar siendo grabados al entender que los posibles autores del seguimiento podían tratarse de posibles "corruptos".

En un comunicado, Núñez Morgades ha realizado estas matizaciones tras la publicación de un informe de la Guardia Civil incluido en el sumario del caso Púnica que recoge conversaciones pinchadas que se produjeron un mes antes de la detención de Granados.

En concreto, en esa conversación el exdelegado del Gobierno en Madrid le dijo a Granados que no le cuente un asunto por teléfono porque ese día había estado "donde los pinchadiscos de los pinchateléfonos de policía".

Acto seguido, según el informe, Núñez Morgades, exdiputado de la Asamblea de Madrid y que también fue defensor del Menor de la Comunidad de Madrid de 2001 a 2006, cuando se retiró de la vida pública, le preguntó a Granados dónde estaba su despacho y quedaron para comer.

Dos días después de esta conversación, el 26 de septiembre, Granados llamó a una mujer a la que le contó una reunión que había tenido con Núñez Morgades, a quien califica de "pesado", porque "siempre está obsesionado con que le están escuchando al teléfono".

A raíz de la publicación de estas conversaciones, Morgades expone que la finalidad de esas conversaciones, que se produjeron "antes de conocerse la imputación y detención del señor Granados", era la de conseguir las "pruebas necesarias para poder demostrar un caso de corrupción de extrema gravedad".

Según el exdelegado del Gobierno, empleó un "lenguaje críptico" durante con la conversación "por la convicción de poder estar siendo grabados de forma irregular por aquellos cuyos desvíos de fondos se trataba que aflorasen", para luego ponerlo en conocimiento a las fuerzas de seguridad o "a la Fiscalía si estuvieran más elaboradas".

Núñez Morgades expone que junto a él trabajaron "desde el primer momento" en el intento de desenmascarar a esos posibles corruptos "periodistas especializados" y ciudadanos "comprometidos con un afán común de luchar contra la corrupción".