Dos hombres dispararon a bocajarro al Niño Sáez con una pistola de bajo calibre

Dos hombres dispararon a bocajarro al Niño Sáez con una pistola de bajo calibre
/ Efe
  • La Policía sigue investigando la escena del crimen del histórico alunicero, tiroteado a plena luz del día el pasado domingo en Madrid

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

La Policía Nacional ahonda hoy en la investigación sobre el asesinato del conocido alunicero madrileño 'Niño Sáez', tras confirmar que le dispararon con una pistola de bajo calibre, tres veces y desde cerca para asegurar su muerte, y sin testigos oculares que aporten datos relevantes.

Tres días después del asesinato, perpetrado a plena luz del día de la mañana del domingo en el barrio madrileño de Puerta del Ángel, la Policía mantiene que a Francisco Javier Martín Sáez, de 36 años, querían verle muerto diferentes personas porque tenía "muchos enemigos" como consecuencia de las diferentes parcelas delictivas en las que se fue especializando.

Desde muy joven destacó por ser un experto conductor que despuntó como butronero y alunicero -reventando escaparates empotrando coches robados-, se especializó en abrir cajas fuertes con lanzas térmicas y en los últimos años perpetraba "vuelcos" a narcotraficantes, dejándoles sin la droga y sin el dinero.

"Pero, que se sepa por ahora, lo hacía a 'narcos' de poca monta, porque lo contrario sabía que podía traerle problemas", relatan fuentes de la investigación.

Su decantación por esta modalidad se constató cuando fue arrestado en 2013 por el robo que varias personas habían perpetrado casi dos años antes en un depósito oficial de estupefacientes de Málaga, del que se llevaron 120 kilos de cocaína.

Al dedicarse a esta actividad lo primero que se pensó es que podría tratarse de un ajuste de cuentas, perpetrado posiblemente por sicarios, pero su historial hace que no se descarten otras posibilidades, incluida la de que hayan sido "los suyos", según fuentes de la investigación.

Lo que está claro es que le pegaron tres tiros desde cerca con un arma de bajo calibre que le dejaron desangrándose, con las balas metidas en el cuerpo, y que los testigos consultados no vieron casi nada, salvo que un hombre huía, según las fuentes.

Se trabaja con la hipótesis de que un hombre le disparó y el otro le esperaba en coche para huir.

El 'Niño Sáez' murió cuando volvía de desayunar con familiares en la calle Saavedra Fajardo del distrito de Latina y se iba a subir a su coche aparcado en la cercana calle Laín Calvo. Tras el tiroteo se tambaleó malherido hasta que cayó desplomado en Juan Torneo, donde los facultativos de emergencias trataron de reanimarle sin éxito.