El caso Palau divide el grupo de Junts pel Sí en la Cámara catalana

video

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. / Reuters I Atlas

  • El Parlamento catalán insta a la Generalitat a acusar a CDC en el juicio del Palau

El caso Palau ha abierto grietas muy profundas en el independentismo. Esquerra Republicana se ha desmarcado esta mañana de sus socios del PDeCAT y los diputados republicanos se han unido a los grupos de la oposición para votar dos resoluciones, aprobadas por una amplia mayoría absoluta, que instan al Gobierno catalán a modificar su posición para que el Consorcio del Palau se persone como acusación particular contra CDC en el juicio del Palau. La resolución presentada por la CUP ha tenido 103 votos a favor, tres en contra y 29 abstenciones y la de Catalunya sí que es Pot ha obtenido 103 votos a favor, dos en contra y 30 abstenciones. De los 62 diputados que tiene Junts pel Sí, 30 son del PDeCAT. Tan dividido estaba el grupo de Junts pel Sí que en el debate de las resoluciones han tomado la palabra tres diputados distintos: uno en nombre de los independientes, otro de ERC y el tercero del PDeCAT.

“ERC ha decidido de manera unánime perseguir todos los casos de corrupción y llegar hasta el final de manera inequívoca”, han apuntado los republicanos. Junts pel Sí, por tanto, se ha partido esta mañana en la votación por el caso Palau, lo que deja al descubierto las diferencias entre los dos socios, que libran ya una batalla casi en clave electoral. ERC ha votado a favor, contradiciendo la decisión de ayer del Gobierno del que forma parte, mientras que los diputados del PDeCAT se han abstenido, entre fuertes acusaciones de la oposición, de que el Gobierno catalán y el PDeCAT tratan de tapar las vergüenzas de Convergència y de Mas, que afirmó que si Convergència salía condenada en el juicio del Palau asumiría responsabilidades políticas.

La oposición ha acusado además a la Generalitat de pactar con el Gobierno central un apoyo al decreto de la estiba a cambio de la ausencia del Ministerio de Cultura en la votación del Consorcio del Palau, en la que se decidió no acusar a CDC, con los tres votos de la Consejería de Cultura contra los dos votos del Ayuntamiento de Barcelona. “El pacto del Majestic sigue vivo para tapar la corrupción”, ha afirmado Inés Arrimadas, de Ciudadanos. Carles Puigdemont ha negado el acuerdo con el Ejecutivo central en la sesión de control al Gobierno.

La votación sobre el caso Palau no estaba incluida en el orden del día del pleno de esta mañana, sin embargo Catalunya sí que es Pot y la CUP han logrado modificar la agenda introduciendo el debate y votación de sus dos resoluciones.

El Gobierno catalán es miembro del Consorcio del Palau de la música, junto al Ayuntamiento de Barcelona y el Ministerio de Cultura. El Consorcio, como parte afectada por el expolio del Palau, es acusación popular en el juicio contra Fèlix Millet y Jordi Montull, saqueadores confesos de la entidad cultural. No así contra CDC, que pudo llevarse 6,6 millones del Palau, y contra su extesorero, para quien la Fiscalía pide siete años y medio de prisión. A pesar de que tanto ERC como el Ayuntamiento de Barcelona habían reclamado a la Generalitat que cambiara su posición, después de la confesión de Millet y Montull en el juicio, la Consejería de Cultura se ha negado a la acusación contra Convergència por parte del Consorcio. El Gobierno catalán, en cambio, solo modificará su postura si hay sentencia en contra, que “reclamará hasta el último euro a quien sea si ha habido perjuicios para el interés general”.