La Policía empezará la nueva búsqueda de Marta del Castillo el jueves

El asesino de Marta del Castillo, Miguel Carcaño.
El asesino de Marta del Castillo, Miguel Carcaño. / Efe
  • La nueva búsqueda se inicia a raíz de un informe elaborado por un geofísico, Luis Avial, y un periodista y criminólogo que ha seguido el caso desde el principio

El barco de la Armada equipado con sonar empezará este jueves a peinar un tramo de la dársena del río Guadalquivir en busca, ocho años después, del cuerpo de Marta del Castillo. Durante dos días la nave trabajará recopilando datos sobre el estado del fondo del río, una información fundamental para el posterior trabajo de los buzos del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional, que se sumergirán así en puntos concretos.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, explicó este martes que los trabajos de búsqueda están paralizados a la espera de que llegue el barco de la Armada, habilitado con los “sensores y la tecnología” necesaria para “detectar o no indicios de lo que buscamos, que en este caso es el cuerpo de Marta”.

El punto que se rastreará, enfrente de los antiguos terrenos de la Exposición Universal de Sevilla de 1992, es un lugar poco transitado de noche, justo al lado de un paso de un paso subterráneo que permite el paso de vehículos y a apenas diez minutos andando desde la calle donde vivía Miguel Carcaño y donde murió la adolescente sevillana aquella fatídica noche del 24 de enero de 2009.

La nueva búsqueda se inicia a raíz de un informe elaborado por un geofísico, Luis Avial, y un periodista y criminólogo que ha seguido el caso desde el principio. Ese informe, basado en los datos de un georradar, fue presentado por Antonio del Castillo ante el juzgado, que aunque el caso de asesinato ya ha sido condenado mantiene abierta una pieza para intentar descubrir el paradero del cadáver de la joven. Tanto juez como Policía quieren explorar todas las pistas que presenten cierta veracidad, de ahí que el juzgado decidiera encargar un contrainforme policial que sustente los nuevos trabajos de rastreo.

“Es evidente que no podemos descartar, como hipótesis de trabajo, que algunos puntos sensibles recogidos en el informe aportado por Antonio del Castillo puedan, potencialmente, corresponderse con restos óseos humanos", sostenía la pasada semana el juez de instrucción el auto que ordenaba la nueva búsqueda, que pese a todo abundaba en que “se trata de una conjetura más de tantas que podríamos hacer y no rechazar al desconocer la suerte o destino del cuerpo". No obstante, concluía que al existir unos focos o puntos sensibles para el objetivo propuesto “es preciso poner en marcha un dispositivo policial para realizar la inspección del lecho del río en ese tramo, siempre sin perjuicio de que la Policía Judicial ponga de manifiesto al juzgado cualquier condicionante a la ejecución del mandato judicial”.