El Norte de Castilla

Detienen a tres portugueses que esclavizaban a sus empleados en fincas de Cáceres

  • Los arrestados se quedaban con todo el dinero como intermediarios de los jornaleros

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Los tres portugueses detenidos en las últimas horas en una aldea lusa próxima a la frontera con España por tráfico de personas, obligaban a sus esclavos a trabajar "en condiciones miserables" en fincas agrícolas de la provincia de Cáceres. El dato ha sido confirmado hoy a Efe por el coordinador de la Policía Judicial del distrito portugués de Guarda y responsable de la operación que permitió su arresto, José Almeida. Según Almeida, mantenían esclavizados, secuestrados y sometidos "en condiciones miserables" a, al menos, otros tres hombres, también naturales de Portugal, que ya han sido realojados.

Las detenciones se produjeron en un pueblo de la comarca de Sabugal, una zona fronteriza con la Sierra de Gata de Salamanca y Cáceres. Almeida ha desvelado que las personas sometidas vivían en condiciones de extrema pobreza, en "chabolas sin agua corriente, sin condiciones sanitarias, sin nada".

En estos casos, reconoce el coordinador de la Policía, las operaciones "suelen ser muy complicadas", ya que "las víctimas tienen mucho miedo" y hay que "ganarse la confianza de ellos poco a poco". La mayor complejidad policial radica en que "es muy difícil probar" este tipo de delitos, ya que "la mayoría de las víctimas son personas con poca formación, que muchas veces no tienen donde ir".

Los tres liberados se encuentran ya bajo protección de las fuerzas policiales y dos de ellos han sido realojados en entidades de apoyo social y el tercero ha preferido volver con su familia.

Desde la Policía Judicial de Portugal reconocen que hay más personas sometidas a este tipo de esclavitud, víctimas de explotación en diferentes fincas de España y Portugal, donde las llevan para trabajar como temporeros. En este caso, las fuerzas de seguridad portuguesas han podido comprobar que los tres hombres explotados por los detenidos, trabajaron como temporeros en zonas agrícolas de la localidad de Jaraíz de la Vera, en la provincia de Cáceres.

Sin embargo, aclara Almeida, los dueños españoles de las fincas no tienen ninguna responsabilidad delictiva, ya que ellos contrataban los trabajadores a través de los ahora arrestados a los que les pagaban. Los detenidos se quedaban con todo el dinero y no les pagaban a los jornaleros que tenían sometidos, tras el trabajo que prestaban en las fincas de Portugal o España.

Los agravantes sobre estos delitos de tráfico de personas se acrecientan aún más ya que, por lo general, las víctimas son personas que suelen tener algún tipo de discapacidad psicológica o física y pertenecen a clases sociales muy bajas, aclaró José Almeida. La Policía Judicial portuguesa que ha llevado a cabo esta investigación tiene previsto desarrollar una inspección en la zona de Jaraíz de la Vera para concluir todas las diligencias vinculadas con esta causa.