El Norte de Castilla

Denunciado por soltar el volante y golpearlo a modo de batería con dos piezas de madera

  • La escena fue captada en Lugo por el Pegasus de la Guardia Civil

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Un conductor ha sido denunciado por la Guardia Civil después de que fuera visto por el Pegasus cuando conducía su vehículo y golpeaba el volante como si fuera una batería.

Según informa La Voz de Galicia, el helicóptero de la Benemérita recogió las imágenes del vehículo en la A-6, en la provincia de Lugo. Hasta aquí nada extraño, lo curioso es que el conductor soltó el volante por espacio de un minuto y lo golpeaba con dos piezas de madera, como si fuera un instrumento de percusión.

Tras aproximadamente un minuto, lo que le permitió recorrer un largo tramo sin asir el volante y al darse cuenta de que estaba siendo observado, dejó rápidamente sus improvisadas baquetas y volvió a sujetar el volante, aunque para aquel entonces ya había sido registrada su imprudencia.