Rajoy se ofrece a Trump como interlocutor para Europa y América Latina

video

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. / Reuters | Vídeo: EP

  • El mandatario estadounidense ha telefoneado esta noche a su homólogo español dentro de la ronda de contactos que ha iniciado con los líderes mundiales

  • La Casa Blanca destaca que la conversación versó sobre "prioridades comunes, incluidos los esfuerzos para eliminar al Dáesh y los gastos en Defensa"

Donald Trump telefoneó este martes a Mariano Rajoy 19 días después de asumir la presidencia de los Estados Unidos. No es la primera vez que se dirigen el uno al otro. Trump y Rajoy ya habían conversado el 12 de diciembre cuando el republicano ya era presidente electo tras superar en las urnas a Hillary Clinton. Entonces, ambos mandatrios se limitaron a mantener una charla informal en la que el líder estadounidense expresó a su homólogo español su admiración por Barcelona, «una gran ciudad», según describió.

Este nuevo contacto telefónico se enmarca ya dentro de la ronda de llamadas que Trump está manteniendo con otros dirigentes mundiales a modo de presentación. Algunas de ellos han estado salpicadas de la polémica, según ha trascendido después. Y es que Trump está aplicando su propio estilo a la forma de conducir las relaciones exteriores de la primera potencia mundial. Una de las conversaciones más tensas de Trump tuvo lugar la pasada semana y fue con el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull. El presidente estadounidense llegó a colgar el teléfono a su interlocutor en medio de una acalorada discusión por el compromiso que había adquirido Barack Obama para acoger a 1.250 refugiados que se encuentran en Australia, algo que Trump no tiene intención de cumplir. El presidente norteamericano también ha tenido sus más y sus menos telefónicos con el francés Fançois Hollande o el mexicano Enrique Peña Nieto.

En los cerca de 15 minutos durante los que se prolongó el diálogo los dos presidentes repasaron el estado de las relaciones bilaterales. Uno de los temas que abordaron con especial ahínco fue la lucha contra el Estado Islámico. Una de las promesas electorales de Trump es acabar con Daesh a corto plazo. España es uno de los socios de la coalición internacional que lucha contra el autoproclamado califato y tiene destinados en Irak 450 militares encargados de formar a las fuerzas de seguridad de Bagdad.

Según señalaron fuentes de Moncloa, otros temas de conversación fueron las relaciones de Washington con Europa y América Latina. España, con un pie en cada continente, es un interlocutor de primera fila para la aministración norteamericana.