Iglesias censura los «insultos» de Luis Alegre a su círculo de fieles

Luis Alegre, en primer plano ante Pablo Iglesias.
Luis Alegre, en primer plano ante Pablo Iglesias. / Pedro Armestre (Afp)
  • El confundador de Podemos considera que el secretario general está rodeado de un grupo de «cortesanos» que acabará por destruirle

La guerra interna en Podemos ha pasado definitivamente de ser una cuestión de diferencias políticas a una de nombres. El detonante ha sido la carta publicada por Luis Alegre en la que poco menos que señala que Pablo Iglesias se encuentra secuestrado por el círculo de fieles que aún mantiene el líder del partido. En opinión del exsecretario general del partido en la Comunidad de Madrid y cofundador del partido, Iglesias «se confunde» al llamar amigos «a quienes no tienen más interés que el de mantener su posición excluyente, incluso si eso implica la destrucción de Pablo». Según añadió, están dispuestos «a destruirlo todo con tal de no perder su condición de cortesanos. Alegre pone nombres y apellidos a los que define como «un grupo de conspiradores». Éste lo compondrían, al menos, Irene Montero, Rafa Mayoral y Juanma del Olmo.

Las declaraciones de Alegre, considerado hasta hace pocas semanas uno de los más fieles colaboradores del secretario general, han causado un terremoto dentro de una organización que en estos días decide si da el control del partido a Iglesias o a Íñigo Errejón. Tras un día de silencio el sector ‘pablista’ trató este lunes de salir al paso de las acusaciones. El primero, el propio Iglesias. El líder del partido dio una cal y otra de arena al valorar las manifestaciones Alegre. Por un lado, resaltó su pesar porque su antiguo colaboradores sea portada en los medios de comunicación por sus acusaciones contra otros miembros de Podemos en lugar de por ser «uno de los filósofos más brillantes de España». Pero por otro, no dudó en criticar lo que consideró como «un insulto a los compañeros».

El secretario general se ha mantenido al margen de los ataques entre las diferentes sensibilidades que existen en el partido y a lo largo de las últimas semanas ha insistido en la necesidad de que el debate que se está produciendo en Podemos no traspase las líneas de la política. Con anterioridad ya había reconocido que la formación morada está dando la peor imagen de su historia y hoy añadió que los simpatizantes de Podemos no se merecen «el psicodrama» que vive el partido.

Irene Montero, una de las dirigentes a las que directamente apunta Alegre por el divorcio entre Iglesias y buena parte del partido, incidió en tachar de «barbaridades» las palabras del confundador del partido.

Reflexión general

Íñigo Errejón también se refirió al comentario de Alegre, al que el sector ‘errejonista’ derribó de la Secretaría General de la Comunidad de Madrid. Pese a las diferencias entre ambos, el secretario político apoyó la idea de que parte del entorno del secretario general lo quiere fuera de la dirección de Podemos. «Nos tiene que hacer reflexionar qué ha pasado para que el grupo de compañeros de la foto del primer Vistalegre se haya disgregado», dijo Errejón acerca del distanciamiento que se ha producido entre él mismo, Iglesias, Alegre, Carolina Bescansa y Juan Carlos Monedero. Dos años y medio después de la asamblea fundacional de Podemos cada uno de ellos hace la guerra por su cuenta.