Alta hospitalaria para todos los tripulantes del pesquero hundido en Asturias

video

Momento del rescate de los pescadores. / P. Citoula | Vídeo: A. Cifuentes

  • «Pasamos mucho miedo. Hemos vuelto a nacer», señala el patrón del pesquero hundido ayer a 50 millas de Navia

Los doce tripulantes del pesquero Gure Uxua han recibido el alta hospitalaria en las últimas horas, han confirmado fuentes sanitarias. Cinco de ellos fueron trasladados este viernes, horas después del hundimiento del barco ante la costa de Asturias, a centros médicos de la provincia de Lugo, mientras que los siete restantes recibieron asistencia en los hospitales asturianos de Jove y Cabueñes.

Los siete tripulantes rescatados ayer de un pesquero gallego hundido a unas 50 millas al norte de la costa de Navia (Asturias) y que fueron trasladados a centros hospitalarios del Principado han sido dados hoy de alta hospitalaria.

Según han informado a fuentes de la Consejería de Sanidad del Principado, tanto las cinco marineros que fueron ingresadas en el centro hospitalario de Jove como los otros dos, en el Hospital de Cabueñes, han recibido esta mañana el alta hospitalaria.

Estos siete trabajadores con otros cinco compañeros fueron rescatados ayer por Salvamento Marítimo cuando ya se hallaban en balsas salvavidas, a las que pudieron acceder cuando el pesquero, denominado Gure Uxua y con base en el puerto gallego de Cariño (A Coruña), comenzó a hundirse.

El buque, de 24 metros de eslora y dedicado a la pesca de merluza, terminó de hundirse a 50 millas al norte de la costa asturiana poco después de que la tripulación diera la alerta sobre las 15:20 horas, en una jornada en la que el mar Cantábrico lleva días en alerta por fuerte oleaje y viento.

Los tripulantes residen en Cariño y son mayoritariamente gallegos, aunque entre ellos también hay algún portugués.

«Pasamos mucho miedo. Hemos vuelto a nacer»

"Estamos vivos gracias a los equipo de rescate, no tenemos palabras suficientes para agradecérselo". Miguel Múgica, patrón del pesquero hundido ayer a 50 millas de Navia abandonó a media mañana el Hospital de Jove junto a los cuatro marineros rescatados por el Helimer Cantábrico. Otros dos tripulantes fueron llevados ayer al Hospital de Cabueñes y recibieron el alta a primera hora de la noche.

"Volvíamos de pescar merluza en los caladeros franceses y nos sorprendió el temporal, ya teníamos que haber llegado el día anterior pero íbamos muy despacio, había muy mala mar", relató. Pocos minutos después de las tres de la tarde, con olas de hasta diez metros, el agua empezó a inundar la embarcación. "El momento más complicado fue el de abandonar el barco y pasar a la lanchas salvavidas, nos sentimos muy vulnerables hasta que llegaron los helicópteros", explica el patrón. "En total fueron dos horas y claro, imagínate, se hicieron eternas...", añade.

Él fue el último en ser rescatado. Cinco de los marineros fueron llevados a tierra firme por una de las aeronaves gallegas. Los otros siete, incluído él, llegaron pasadas las cinco de la tarde a la base del Helimer de El Musel. "Ha sido muy duro, pero hay que volver a la mar. Vivimos de ello", comentaba junto a los otros cuatro marineros con los que, aún "con el susto en el cuerpo", emprendió viaje a Cariño (Coruña).

"Estamos bien. Hemos podido contarlo, que otros no", dijo Alberto Armada, gallego y "con toda la vida en la mar". "Lo pasamos mal, no se puede negar, cada uno intentó llevarlo de la mejor manera posible hasta que llegaron los rescatadores. En esos momentos se te pasa toda la vida por delante, fueron unos tres cuartos de hora pero se hicieron largos....", resume, para luego agradecer "todo lo que hicieron por nosotros los servicios marítimos. Estamos muy muy agradecidos". Los cinco, con varios familiares que se desplazaron desde Coruña para acompañarlos, regresaron a sus casas , con una muesca más, esta muy profunda, en su complicado oficio.