José Antonio Alonso, el ministro más próximo a Zapatero

Alonso y Zapatero.
Alonso y Zapatero. / Efe
  • perfil

  • Se convirtió en uno de los jueces más jóvenes de España, a los 28 años ya ascendió a magistrado, a los 34 fue elegido portavoz de la asociación judicial Jueces para la Democracia, y a los 41 accedió al CGPJ

José Antonio Alonso, fallecido hoy en Madrid, fue un prestigioso jurista que ocupó las carteras de Interior y Defensa con José Luis Rodríguez Zapatero, de quien era amigo de la infancia, y posteriormente la portavocía del Grupo Socialista en el Congreso antes de abandonar la política en 2011.

Nacido en León en marzo de 1960, Alonso se convirtió en uno de los jueces más jóvenes de España, a los 28 años ya ascendió a magistrado, a los 34 fue elegido portavoz de la asociación judicial Jueces para la Democracia, y a los 41 accedió al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Debido a su brillante trayectoria en la judicatura, todos los analistas le situaban al frente de la cartera de Justicia en las quinielas para el primer gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, a quien unía una estrecha amistad, pero finalmente el presidente socialista le encargó la cartera de Interior en abril de 2004.

Durante su gestión al frente del Ministerio se creó el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista y el Comité Ejecutivo para el Mando Unificado de Policía y Guardia Civil. En junio de 2005 se aprobó además la Ley del carné por puntos y ese mismo año se creó una Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF). Como máximo responsable de Interior cosechó importantes éxitos en la lucha antiterrorista, como la detención en octubre de 2004 en Francia de los etarras Mikel Albisu, 'Mikel Antza', y de su compañera y lugarteniente Soledad Iparragirre. Las detenciones se extendieron al terrorismo islamista. Durante su mandato ETA no se cobró ninguna víctima mortal.

El 7 de abril de 2006, abandonó Interior para ocupar la cartera de Defensa en sustitución de José Bono. Su llegada a este Ministerio coincidió con el aumento del riesgo para las tropas españolas en Afganistán, que motivó el incremento de efectivos. Desde su toma de posesión hasta 2008, perdieron la vida en ese país cuatro miembros del contingente español en ataques directos y las tropas desplegadas se vieron involucradas en varios ataques.

En ese tiempo, el Congreso autorizó enviar 1.100 militares al Líbano en una operación de Naciones Unidas y otros 130 al Congo en una misión de la UE para garantizar la seguridad de las elecciones. En el plano legislativo, en octubre de 2007 fue aprobada la Ley de Carrera Militar. Este colectivo, convocado por la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), protagonizó en noviembre de 2007 la primera concentración de militares en España.

Reelegido diputado por León en la segunda legislatura de Zapatero, éste le encargó entonces la portavocía del Grupo Socialista en el Congreso, puesto que desempeñó durante toda la Legislatura. Ya con el PP en el Gobierno, volvió a ser elegido diputado, pero pasó a un segundo plano al ocupar la vicepresidencia segunda de la Comisión de Justicia de la Cámara Baja. En diciembre de 2012 anunció su intención de dejar la política por motivos personales y familiares, y poco después pidió el reingreso como magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid.