Rajoy asume, sin pronunciarlo, el perdón de su ministra de Defensa a las víctimas del Yak-42

video

Rajoy y Sáenz de Santamaría, hoy en el Congreso. / Chema Moya (Efe)

  • El presidente considera "de justicia" hacer suyas las palabras de Cospedal y reitera su voluntad de "mitigar" el dolor de las familias con una resolución del Gobierno sobre lo ocurrido

Mariano Rajoy ha hecho suyo el perdón que expresó la ministra de Defensa a las víctimas del Yak-42 en su comparecencia parlamentaria del pasado 17 de enero en el Congreso. El presidente del Gobierno entiende que es “de justicia” asumir “como propias” las palabras de María Dolores de Cospedal, aunque ha evitado pronunciar explícitamente las disculpas.

En la sesión de control en el Congreso, el jefe del Ejecutivo ha respondido esta mañana a la pregunta del portavoz parlamentario del PSOE. Antonio Hernando ha hecho énfasis en que el siniestro aéreo que acabó con la muerte de 62 militares españoles el 26 de mayo de 2003 pudo “evitarse” y ha censurado la “prisa” del Gobierno de José María Aznar por pasar la página de la tragedia con identificaciones erróneas de cadáveres. “Hoy tiene la oportunidad de pedir solemnemente perdón a los fallecidos, a su familias y a la sociedad española a la que aquellos soldados servían -ha conminado-; por dignidad hacia ellos debería, señor presidente, pedir perdón”.

En su réplica Rajoy ha rendido “homenaje” a las víctimas y a las tropas que trabajan “con un inestimable patriotismo” en el exterior y ha recordado el encuentro que mantuvo ayer en la Moncloa con la Asociación de Familias de las Víctimas del Yak-42, a la que prometió que “las cosas se harán bien”. “Los escuché, compartí sus sentimientos, y soy consciente de que no hay consuelo posible en la muerte de un ser querido, pero queremos ayudara mitigar parte de ese dolor con la resolución”, ha prometido recordando que el Ministerio de Defensa trabaja en un documento en el que quede claro el relato de los hechos.

Las víctimas confían en que ese texto recoja que el departamento que dirigía entonces Federico Trillo “miró para otro lado” y no garantizó que los militares se desplazaran en medios de transporte en buenas condiciones. Los socialistas reprochan precisamente la actuación del exministro de Defensa y el trato que siempre le dispensó el PP. “Trillo debió desaparecer de la vida política y su Gobierno le nombró embajador (en Londres), a alguien que últimamente nos ha demostrado su catadura moral pidiendo regresar al Consejo de Estado”, ha señalado Hernando. A este asunto, Rajoy no se ha referido.

El portavoz del PSOE ha afeado, además, al presidente que haya esperado “casi 5000 días” para recibir a los familiares de los fallecidos. Aunque el jefe del Ejecutivo recuerda que en los cinco años que lleva en la Moncloa, ningún socialista le ha preguntado por el Yak-42.