Investigan a los padres de una bebé de un año intoxicada por cannabis en Málaga

Una imagen del hospital.
Una imagen del hospital.
  • Los progenitores llevaron a la pequeña al Hospital Quirón al observar que presentaba excesiva somnolencia

Un juzgado de Málaga investiga a unos padres después de que su hija de 12 meses diera positivo en cannabis en una analítica realizada en el Hospital Quirón de la capital. Los progenitores llevaron a la menor a urgencias del centro sanitario alarmados por su excesiva somnolencia, según confirmaron a SUR las distintas fuentes consultadas.

Los padres de la bebé, ambos españoles y veinteañeros, prestaron declaración a finales de la semana pasada en el Juzgado de Instrucción número 2 de Málaga, donde se han abierto diligencias por un posible delito de maltrato infantil en relación a la supuesta «dejación de funciones y deberes» inherentes a la patria potestad, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que precisaron que la jueza no impuso medidas cautelares a los investigados y próximamente tomará declaración como testigo al médico que asistió a la niña para avanzar en las pesquisas.

Los hechos que ahora se investigan sucedieron el pasado día 3 de enero en Málaga capital. Al llegar del trabajo, la madre observó que la pequeña, que es la única hija de la pareja y se había quedado a cargo de su padre, estaba muy adormecida, por lo que decidieron llevarla a urgencias del hospital privado, que es el más cercano al domicilio familiar.

Los pediatras del centro sanitario examinaron a la bebé, pero no conseguían averiguar qué le sucedía. No parecía estar enferma a causa de un virus o una infección, pero su nivel de somnolencia no era normal. Finalmente, por un comentario del padre, que al parecer mencionó la posibilidad de que se hubiese intoxicado por un porro, los médicos decidieron hacerle una analítica de tóxicos. Para su sorpresa, la menor dio positivo en cannabis, lo que explicaba su estado. Los facultativos le suministraron suero y la dejaron ingresada para ver su evolución. La pequeña mejoró rápidamente y horas después recibió el alta médica.

La dirección del Hospital Quirón elaboró un informe para dar cuenta al juzgado de guardia y al Servicio de Protección de Menores de la Junta de Andalucía del hallazgo de esta sustancia estupefaciente en la sangre de la bebé de 12 meses, ya que los hechos podían ser constitutivos de delito. A partir de ahí, se abrieron sendas investigaciones en vías penal y administrativa.

Al ser interrogados en el juzgado, los progenitores negaron haberle suministrado la droga supuestamente hallada en su organismo. Al parecer, el padre reconoció ser consumidor habitual de cannabis, por lo que tanto en el hospital como en el juzgado insinuó la posibilidad de que la bebé hubiese ingerido restos de un porro que hubiera quedado a su alcance de forma accidental.