Diez plantaciones de marihuana de Gerona dejaban sin luz a un pueblo entero

video

Imagen tomada por la Policía en una de las plantaciones. / Policía Nacional

  • Se ha detenido a ocho personas e incautado 1642 plantas, tres armas de fuego y 8.200 euros

La Policía Nacional, junto con la Agencia Tributaria, han desmantelado diez plantaciones de marihuana y aprehendido 1.642 plantas a punto de ser cosechadas y distribuidas en el sur de Francia y Cataluña. Se ha detenido a diez personas en una operación conjunta desarrollada en la provincia de Girona.

La operación, denominada 'Banyo', se inició hace un año y ha contado en su fase final con dos importantes operativos. El primer operativo se realizó el día 18 de enero en varias localidades cercanas a Figueres, realizando ocho registros en domicilios y almacenes con la detención de tres personas que se encargaban del mantenimiento de las plantaciones. Al día siguiente fue detenido el responsable de la organización.

En el segundo operativo, se han realizado seis registros en la localidad de Sant Miquel de Fluvià, Gerona, donde se localizaba la mayor parte de las plantaciones controladas por una misma familia. En este segundo operativo han sido detenidas cuatro personas. Este grupo estaba adquiriendo casas unifamiliares, en un radio de 300 metros de la vivienda donde residían, para tenerlas todas controladas. Estas casas estaban protegidas en algunos casos con 'guardadores' y en otras con perros, que tuvieron que ser inmovilizados durante la intervención policial dada su peligrosidad.

El grupo familiar ejercía fuertes medidas de presión sobre los habitantes de la población para evitar que declarasen en su contra.

Cortes en el suministro eléctrico

En todas las plantaciones se sustraía el suministro eléctrico de la red general. Tan elevado era el consumo de los equipos de refrigeración e iluminación de estas plantaciones de interior que en Sant Miquel de Fluvià eran habituales los cortes de luz. Además, se han intervenido 8.200 euros procedentes de la venta de marihuana, así como una pistola y dos revólveres que los miembros de la organización escondían en los domicilios para defenderse de los posibles robos que son habituales entre organizaciones.

Todos los detenidos han pasado a disposición judicial y han sido imputados por delitos de tráfico de drogas, organización criminal, tenencia ilícita de armas y sustracción del fluido eléctrico.