El detenido por irrumpir con una escopeta en un supermercado de Ourense no se muestra «arrepentido»

vídeo

Momento de la entrada con la escopeta, los destrozos causados y la entrega a la Policía. / Atlas

  • Roberto Castro, subdelegado del Gobierno, asegura que el hombre "no se encontraba en sus cabales", ya que su forma de proceder no se corresponde con la de un "atraco habitual"

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El subdelegado del Gobierno en Ourense, Roberto Castro, ha confirmado este jueves que "todo parece indicar" que el hombre detenido el miércoles tras irrumpir con una escopeta en un supermercado de la ciudad "no se encontraba en sus cabales", ya que su forma de proceder no se corresponde con la de un "atraco habitual".

En este sentido, Castro ha incidido en que tras su detención y arresto, en comisaría no se muestra "arrepentido", sino como si hubiera cometido "una hazaña".

Roberto Castro ha considerado "una suerte" que no se haya producido "ningún daño irreparable a nadie, ni siquiera leve" después de que este miércoles a las 14:00 horas un hombre de 35 años, natural de Bilbao y que llevaba residiendo medio año en la ciudad, entrase en el supermercado situado en la calle Otero Pedraio y disparase varias veces con una escopeta en el interior del local.

Castro ha señalado que el motivo del suceso "no parece ser un atraco habitual", porque en ese caso "el objetivo y la forma de actuar hubieran sido diferentes". También ha resaltado que el detenido no intentó retener a nadie ni intentó hacerse fuerte en el interior del establecimiento.

"Todo parece indicar que esta persona no se encontraba en sus cabales", según ha comentado, al menos "de manera momentánea", según ha apostillado el subdelegado del Gobierno, que no ha descartado la posibilidad de que se le realice un examen psicológico.

"Daba la impresión de haber cometido una hazaña"

Tras señalar que el hombre permanecerá en dependencias policiales "el tiempo legal establecido para que pase a disposición judicial", ha confirmado que durante su declaración ante la Policía no ha mostrado "interés en estar arrepentido o contrariado", sino que "daba la impresión de haber cometido una extraordinaria hazaña".

El subdelegado ha aprovechado para "alabar la profesionalidad" de los agentes que intervinieron en la detención y se ha referido expresamente al policía local que estaba de paisano y que "distrajo la atención" del individuo en la entrada del local, lo que permitió que no pudiera escapar por la otra entrada del supermercado.

El suceso

El suceso tuvo lugar el miércoles, sobre las 14,00 horas, cuando un hombre que era cliente habitual y vivía encima del supermercado entró con una bolsa verde en la que portaba una escopeta de cañones paralelos.

En un primer momento realizó cuatro disparos hacia el techo, en la zona de bebidas. Muchos de los clientes que estaban en el local huyeron por las puertas del centro, mientras que otros se refugiaron en distintos almacenes, donde fueron escondidos por los trabajadores.

Un policía local que se había acercado para hacer unas compras fue el que alertó a la Policía Nacional y en dos ocasiones conminó al hombre a que depusiera su arma. Después de que el detenido disparase en la dirección en que se encontraba se alejó de la entrada del supermercado y esperó la llegada de la Policía Nacional.

Cuando fue detenido el hombre había dejado su escopeta encima de una caja y se había tirado al suelo.