Un hombre mata a puñaladas a su madre enferma en Vizcaya

vídeo

Portal que da acceso a la vivienda donde ha ocurrido el trágico suceso. / L. Calabor | Vídeo: Ep

  • El detenido, de 55 años, ha intentado autolesionarse con dos cuchilladas en el estómago tras acabar con la vida de la mujer, de 92 y que sufría alzhéimer

Un hombre de 55 años ha sido detenido esta mañana en Portugalete (Vizcaya) como presunto autor de la muerte a puñaladas de su madre, una mujer de 92 años enferma de alzhéimer. Según las primeras informaciones a las que ha tenido acceso elcorreo.com, la víctima ha sido encontrada minutos antes de las diez y media de esta mañana en la cama de su domicilio, situado en el portal número 15 de la calle Ruperto Medina.

El hijo, que compartía piso con su madre y que hace años pasó por un centro de recuperación de toxicomanías, se ha autolesionado con dos cuchilladas en el estómago, por lo que ha sido trasladado en estado grave al Hospital de Cruces, según fuentes de la investigación. Ha sido él mismo quien ha llamado a unos amigos para contarles lo ocurrido. Uno de ellos se ha desplazado hasta la vivienda y allí ha encontrado a ambos ensangrentados, tras lo cual ha dado aviso al 112. La Ertzaintza ha abierto una investigación para aclarar lo sucedido.

«Callado, correcto y educado»

La consternación se ha apoderado de los vecinos de Portugalete que conocían a la víctima, una señora "encantadora" que se encontraba "muy delicada" en los últimos tiempos. "Me he quedado impactado", ha señalado un vecino a Efe Televisión al conocer el suceso: el hijo es un hombre "callado, correcto y educado. No sé qué le habrá pasado", ha reflexionado. "No me esperaba eso de él. Ha sido siempre un chaval muy majo con todo el mundo", ha señalado otro de sus conocidos.

Según el testimonio de los vecinos, a la fallecida, que se desplazaba en silla de ruedas, cada vez se la veía menos en el vecindario debido a su avanzada edad y delicado estado de salud, que la habría obligado a permanecer en cama en los últimos tiempos. La mujer que ha cuidado a la fallecida hasta el inicio del año ha explicado que la mujer "no tiene más hijos, y este chico era un cielo con su madre, cariñoso y amable". Por ello, cree que "le dio algo a la cabeza y fue a por su madre, porque no había más gente en casa".