Desmantelado un grupo de narcos en Ciudad Real con la ayuda de la DEA estadounidense

Material incautado por la Guardia Civil.
Material incautado por la Guardia Civil. / Guardia Civil
  • Una colombiana dirigía la banda, que utilizaba locutorios para blanquear el dinero

Una colombiana dirigiendo una banda de narcotraficantes desde Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), droga camuflada en tacones y dobles fondos de maletas, locales de alterne, menores comprando cocaína, agentes de la DEA codo a codo con la Guardia Civil y un taxista como colaborador de los narcos. Podrían ser los ingredientes de un guión cinematográfico si no fuera porque forman parte del informe que ha elaborado la Guardia Civil tras desarticular una red internacional dedicada al tráfico de estupefacientes.

La operación 'Jarete' se ha saldado con la detención de 33 personas y la incautación de casi 12 kilos de cocaína. Las investigaciones se iniciaron en abril de 2016 al detectarse que una familia colombiana con antecedentes por tráfico de drogas se había asentado en la provincia de Ciudad Real. Los agentes descubrieron que la banda distribuía cocaína en localidades como Villanueva de los Infantes, Valdepeñas o Santa Cruz de los Cáñamos y que también vendían la droga a menores de edad.

Las investigaciones permitieron descubrir que el grupo traía la cocaína desde Colombia a través de terceras personas -"mulas" en el argot policial- que la introducían en España oculta en tacones de zapatos de mujer o dobles fondos de maletas a cambio de una contraprestación económica. Toda la droga era trasladada a Villanueva de los Infantes, donde residía la jefa de la organización, una mujer de nacionalidad colombiana que decidía la distribución de la cocaína. Parte era vendida en un club de alterne de este municipio gracias a la colaboración de un taxista que no levantaba sospechas por sus habituales desplazamientos profesionales al local.

La Guardia Civil y la DEA

La Guardia Civil también descubrió que varios miembros de la organización vivían en Colombia y Estados Unidos, motivo por el que se ha contado con la colaboracikón de la Policía Antinarcóticos de Colombia y la Administración para el Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos.

El grupo desmantelado blanqueaba el dinero procedente de la venta de cocaína en locutorios de Valdepeñas. Para ello, contrataba a terceras personas para que realizasen pequeñas y frecuentes transacciones económicas desde España a cuentas de Colombia, lo que se conoce en el argot policial como "pitufeo".

Todos los detenidos han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Villanueva de los Infantes, que ha ordenado el ingreso en prisión de siete personas sin posibilidad de eludirla con el pago de una fianza.