El Norte de Castilla

Con la última llegada de refugiados, ya son 898 los acogidos por España

vídeo

Varios refugiados en el aeropuerto. / EFE

  • De esa reciente admisión, 144 son de nacionalidad siria, 52 iraquíes, un eritreo y un iraní

Con la llegada este miércoles de 198 refugiados procedentes de Grecia al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, el mayor grupo desde el inicio del proceso de reubicación, ya son 898 los acogidos por España en cumplimiento de los programas de la Unión Europea (UE) para reubicar y hacer frente a las consecuencias humanitarias de la guerra de Siria. Del total de 198, 144 son de nacionalidad siria, 52 iraquíes, un eritreo y un iraní.

Según ha explicado el Ministerio del Interior en una nota de prensa, los refugiados serán trasladados a 15 provincias donde vivirán mientras se resuelve su petición de asilo. "Se trata de 83 grupos familiares de los que 65 son hombres, 49 mujeres y 84 menores de edad, que serán acogidos en Barcelona (51), Sevilla (19), Valencia (18), Granada (14), Mallorca (13), Huesca (13), Castellón (12), Murcia (11), Madrid (10), Córdoba (10), Ávila (7), Cádiz (6), Segovia (5), Soria (5) y Palencia (4). Del total de 198, 144 son de nacionalidad siria, 52 iraquíes, 1 eritreo y 1 iraní", ha añadido el comunicado de prensa.

España tiene el reto de acoger en diez meses a los 16.439 refugiados que le quedan de su compromiso con la UE, la mayoría procedentes de Grecia e Italia, y de donde deben venir 15.279. El otro grupo, de 1.160, espera en campos de reasentamiento de Líbano y Turquía, en los que viven desde hace años. España ha acogido un total de 898 solicitantes de protección internacional, de los que 609 lo han sido vía reubicación y 289 vía reasentamiento.

"El Sistema español de Acogida e Integración de solicitantes/beneficiarios de protección internacional ofrece a sus beneficiarios la permanencia en un centro de acogida bien del Ministerio de Empleo y Seguridad Social o de ONGs (subvencionadas por el Gobierno), en el que se garantiza alojamiento, manutención, asistencia jurídica, asistencia psicológica, atención social y asesoramiento; acompañamiento a centros escolares, sanitarios y sociales públicos; aprendizaje del idioma y habilidades sociales básicas, orientación e intermediación para la formación profesional y la reinserción laboral, actividades culturales y ayudas económicas", ha agregado el comunicado.

Los solicitantes de asilo y refugio deben esperar una media de dos años para saber si se les concede el estatuto de refugiado, y mientras tanto, entran en el sistema de acogida. Durante los primeros seis a nueve meses el sistema cubre su alojamiento, comidas y formación; a partir de ahí, ya con autorización de trabajo desde los seis meses, reciben las citadas ayudas económicas para el alquiler y manutención.

Y hay una tercera fase, o etapa de autonomía, en la que ya pueden generar sus propios ingresos y reciben ayudas puntuales además de mantener el asesoramiento para los trámites de documentaciones. Pero estar ya en España no garantiza la protección internacional. En 2015, solo se concedió asilo a tres de cada diez personas que lo pidieron. Al 68,5 por ciento se les notificó el rechazo y un plazo de quince días para abandonar el país.

España recibió 15.000 peticiones de asilo

Además de los programas de acogida europeos, España recibió el pasado año 15.000 peticiones de asilo de personas que llegaron principalmente a través de aeropuertos y de puestos fronterizos, como el de Beni Enzar (Melilla). En concreto, se concedió protección internacional a 1.020 personas: 220 lograron el estatuto de refugiado y 800 la protección subsidiaria, que a diferencia del estatuto no es permanente, sino que se revisa a los cinco años.

El perfil del refugiado es mayoritariamente masculino (el 63 %), y por países de Siria, Ucrania, Palestina y Argelia. Los refugiados que llegan a través del programa europeo han modificado un poco ese perfil, ya que ha aumentando el número de sirios y de grupos familiares que tienen proyecto de quedarse en España; los refugiados priorizan en muchos casos el hecho de tener conocidos en otros países a la cobertura que le puede ofrecer el sistema de acogida.