El Norte de Castilla

La líder de Podemos en Andalucía denuncia a un empresario sevillano por acoso

Teresa Rodríguez.
Teresa Rodríguez. / Efe
  • Asegura que "la arrinconó y simuló besarla" durante la inauguración de una exposición

La portavoz de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, ha denunciado que un empresario sevillano, vocal de la Camara de Comercio de esa ciudad, la arrinconó en un pasillo y simuló besarla interponiendo una mano entre las bocas de ambos. Rodriguez, que asegura sentirse "humillada y ultrajada", ha presentado una solicitud de conciliación judicial, el proceso previo a la vía civil o penal por un trato "degradante y sexista". El empresario es Manuel Muñoz Medina, presidente de la empresa Guadarte y vocal de la Cámara de Comercio de Sevilla, ha reconocido los hechos a diario digital El Independiente, pidiendo disculpas por "haberse pasado siete pueblos" y ha atribuido lo ocurrido a que "estaba ebrio"y "con unas copitas de más".

Según ha explicado la diputada andaluza en las redes sociales, los hechos ocurrieron el pasado día 20 durante la inauguración de la exposición por el 50 aniversario de la Agencia Efe en Sevilla cuando se disponía a marcharse en torno a las tres de la tarde. En ese momento, una azafata le trasladó la invitación de los empresarios a conocer la sede de parte del presidente, Francisco Herrero.

La líder de Podemos Andalucía asegura que aunque se excusó por falta de tiempo, dado que se iba de regreso a Cádiz, ante la insistencia accedió a subir unos minutos a las oficinas para saludarle. "Asomé a penas al umbral, y cuando me dispuse a marcharme salieron dos hombres al paso". Ambos venían de la misma sala de donde había salido Herrero. Según el relato de la dirigente de Podemos, ambos hombres se acercaron con actitud "abiertamente informal", y mientras uno de ellos la saludó con dos besos, el otro, Muñoz Medina, la acorraló contra la pared y simuló besarla interponiendo su mano entre las bocas de ambos.

Su acción causó la sorpresa de la azafata que la había acompañado, hasta el extremo de que llegó a interpelarlos acerca de si se conocían. Rodriguez dijo que no, mientras que el empresario aseguró que sí, porque "estaba harto de verme en la tele". La líder de Podemos afirma que se sintió tan "paralizada, humillada y ultrajada" que lo único que le salió fue preguntarle al empresario que quién era, a lo que el hombre respondió dandole su tarjeta de visita.

Todo fue contemplado por el propio presidente de la Cámara de Comercio y el otro empresario, que lejos de impedirlo o recriminarle su actuación, rieron la gracia e incluso ironizaron acerca de las dotes comerciales del empresario. "Ten cuidado que es capaz de venderte un mueble".

La dirigente andaluza asegura que "desde que soy cargo público nunca me había pasado algo así", y defiende que ha puesto el caso en manos de sus abogados "no solo porque es mi derecho, sino para no dejar pasar actos de claro cariz sexista".

El presidente de la Camara de Comercio le ha pedido disculpas por lo sucedido "y por no haber reaccionado de otra manera". Por su parte, el empresario ha lamentado lo que considera "una broma desafortunada" que ha atribuido a que estaba "ebrio". No obstante, y tras reconocer que "se ha pasado siete pueblos" y ha dicho sentirse avergonzado.

Temas