El Norte de Castilla

Detenido un sacerdote por ofrecer dinero a un menor a cambio de sexo

  • Un profesor denunció a la Policía los hechos que ocurrieron en las inmediaciones de un instituto

La Policía Nacional detuvo el pasado 9 de noviembre a un hombre de 67 años después de que un profesor denunciara haberlo visto junto a un menor al que le habría colocado las manos a la altura de los testículos. El supuesto delito fue cometido en las inmediaciones del Instituto Castelar de Badajoz, a solo unos metros de las dependencias en las que se encuentra la Jefatura Superior de Policía de Extremadura.

Aunque los hechos no han trascendido hasta ahora, Hoy ha podido confirmar que los policías realizaron una rápida investigación. Esas pesquisas permitieron constatar que el supuesto autor era un sacerdote de 67 años que fue visto la mañana del 9 de noviembre en los alrededores de este centro educativo. Igualmente comprobaron que no era la primera vez que se aproximaba a ese lugar en horario escolar.

Con posterioridad, los agentes se entrevistaron con un menor de 17 años. El chico reconoció haber sido abordado por el varón acusado, quien le habría pedido que mantuviera relaciones sexuales con él a cambio de dinero, una propuesta que el menor dijo haber rechazado. Se da la circunstancia de que el físico de ese chico aparenta menor edad de la que realmente tiene.

Una vez realizadas las averiguaciones oportunas, los agentes de la Policía Nacional fueron a buscar al acusado, un hombre de 67 años que fue llevado a dependencias policiales para ser sometido a un interrogatorio cuyo contenido no ha trascendido. El diario Hoy ha podido saber que el supuesto autor de estos hechos ha negado haber mantenido relaciones sexuales con menores de edad.

La Jefatura Superior de Policía de Extremadura confirmó ayer la detención de un hombre por su presunta relación con estos hechos, pero no ofreció detalles de lo sucedido.

El varón de 67 años fue arrestado y, después de su interrogatorio, quedó en libertad con cargos a la espera de ser llamado por el juzgado que instruirá los hechos. Se le acusa de un presunto delito contra la libertad e indemnidad sexual. El artículo 188 del Código Penal recoge que quien solicite, a cambio de una remuneración, una relación sexual con una persona menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, será castigado con una pena de uno a cuatro años de prisión.

Problemas mentales

El acusado por estos hechos es un sacerdote que vive en Badajoz. El Arzobispado de Mérida-Badajoz ha confirmado que tiene conocimiento de la existencia de esa denuncia «relativa a actos de naturaleza sexual» y explicó que «este sacerdote se encuentra desde hace años retirado de cualquier cargo pastoral por motivos de salud mental», por lo que no está destinado en ninguna parroquia, no dice misas ni tampoco administra sacramentos.

La nota del arzobispado expresa que desde que ha tenido conocimiento de esta denuncia «la Archidiócesis se ha puesto completamente a disposición de la autoridad judicial y quiere estar cercana a quien pudiera sentirse afectado. Al mismo tiempo, se ha iniciado el procedimiento canónico que exige la Santa Sede para la investigación de estos hechos y, sin perjuicio de la presunción de inocencia, se han tomado las medidas cautelares pertinentes previstas por el Derecho canónico para asegurar el correcto desarrollo de la investigación».