El perfil policial del pederasta de Ciudad Lineal lo describe como «impulsivo y carente de empatía»

Antonio Ortiz, el presunto pederasta de Ciudad Lineal, durante el juicio.
Antonio Ortiz, el presunto pederasta de Ciudad Lineal, durante el juicio. / Efe
  • Señala a Antonio Ángel Ortiz como un hombre con parafilias "muy marcadas, decidido e imprudente cuando la pulsión sexual le llevaba a elegir a una víctima", y que tenía preferencia por las niñas de origen oriental

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El perfil policial del presunto pederasta de Ciudad Lineal (Madrid) describía a un "pederasta con una parafilia instaurada en su personalidad", impulsivo, carente de empatía y que podía haber recibido abusos sexuales durante su infancia, según ha declarado hoy un agente en el juicio.

Un policía especialista en análisis de conducta ha comparecido hoy ante el tribunal de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid que juzga a Antonio Ángel Ortiz, de 44 años, para quien la Fiscalía solicita 77 años de prisión por secuestrar y agredir sexualmente a cuatro niñas.

La Policía describió a Ortiz como un hombre con parafilias "muy marcadas, decidido e imprudente cuando la pulsión sexual le llevaba a elegir a una víctima", y que tenía preferencia por las niñas de origen oriental.

"Sus comportamientos sexuales están tan arraigados que difícilmente parará de actuar si no es detenido", rezaba unos de los informes que realizaron los agentes sobre el posible perfil psicológico de Ortiz y que hoy ha relatado el testigo.

Eran dos informes realizados cuando el acusado presuntamente había cometido ya tres de las cuatro agresiones y que le describían como un hombre tranquilo, introvertido y carente de empatía "que vivía su pederastia en soledad".

No estaba inmerso, creían los investigadores, en círculos de pederastia online, aunque sí podía consumir contenido pedófilo en internet.

Apuntaban los agentes a un hombre "descuidado y sin experiencia e la investigación policial", que probablemente llevase tranquilizantes encima y no supiese explicar por qué y que iría tomando más precauciones cuantas más informaciones apareciesen del caso en los medios.

También se creía que el presunto pederasta podía actuar en intervalos de dos meses de tiempo entre agresión y agresión, hipótesis que se acercó mucho a la realidad en las tres últimas agresiones que tuvieron lugar en abril, junio y agosto de 2014.

El testigo también ha explicado que el "modus operandi" del presunto pederasta, su forma de actuar con las niñas y el modo en que las abordaba les permitió llegar a la hipótesis de que se trataba de un único agresor.

"Los elementos comunes -en las descripciones de las niñas- eran suficientemente potentes para pensar en un solo autor independientemente de las diferencias en las que recaían las niñas".

Es la conducta, el comportamiento y los actos del presunto agresor "lo más valioso" para los investigadores y no tanto los datos descriptivos que, según ha explicado el agente, "pueden ser objeto de error en la percepción de las niñas o en su explicación a los adultos".

"Las conductas son elementos que tienen un peso diferente en nuestra memoria y que se arraigan mucho más", ha aclarado el testigo.