El PP plantea reformar el derecho al honor del «peligro» del uso de imágenes en Internet

  • Diversas plataformas denuncian que la modificación podría limitar el derecho a la información en redes sociales

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El grupo parlamentario popular ha registrado una proposición no de ley en el Congreso para modificar la norma de 1982 que regula la protección del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen. Los populares quieren actualizar su contenido para adaptarlo al uso de las redes sociales, que permiten la obtención y la difusión de información de una manera «insólita» y que pone «en especial peligro» ámbitos reservados de la vida privada.

La iniciativa, que requiere de mayoría absoluta en la Cámara baja para su aprobación, señala que la citada ley orgánica es una de las que «más trascendencia práctica» ha tenido en lo que a los derechos fundamentales de los ciudadanos se refiere, pero considera que, pasados más de 30 años, resulta necesario regularla «con una mayor precisión».

El PP considera que la «relatividad» que caracteriza a estos derechos dificulta la delimitación conceptual sobre qué ha de entenderse por honor, intimidad y propia imagen, por lo que pretende otorgarles «la oportuna protección o tutela en el ámbito civil» con el fin de evitar el «amplio margen de discrecionalidad» que existe a la hora de aplicar la ley.

Añade que la «alta litigiosidad» entre los derechos fundamentales al honor, a la intimidad y a la propia imagen y otros derechos constitucionalmente protegidos como la libertad de información y la libertad de expresión evidencia «la indefinición, la falta de complitud y la flexibilidad» de esta norma.

Es por ello que el PP pretende reforzar la protección de los llamados derechos de la personalidad, sobre todo ante la creciente presencia de las nuevas tecnologías, que permiten la obtención y la difusión de información de una manera «insólita» y que pone «en especial peligro» ámbitos reservados de la vida privada.

Como ejemplo, los populares citan «la frecuente vulneración del derecho a la intimidad personal y a la propia imagen que se articula con la subida de imágenes por terceros sin el consentimiento de sus titulares».

Los políticos y sus 'memes'

La redacción de la proposición no de ley ha provocada la reacción de diversas asociaciones cívicas. La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información criticó que «la redacción de la norma es suficientemente amplia como para contemplar las posibles vulneraciones de este derecho a través de cualquier canal, incluidas las redes sociales».

«Nos preocupa esta reforma porque internet no requiere leyes especiales: deben existir en la red los mismos derechos y obligaciones que fuera de ella, y la normativa actual sobre derecho al honor ya da cobertura a estos supuestos», apuntó la plataforma en un comunicado.

Su presidenta, Virginia Pérez, calificó la posible modificación como «un peligro potencial para la libertad de expresión», ya que, según se desprende de la proposición, «se trataría de imponer restricciones adicionales a las opiniones y contenidos que se comparten en Internet». Un cajón de sastre en el que tendría cabida la intimidad y el honor de las personas con proyección pública sujetos a la crítica, como los políticos y sus alegorías a través de los conocidos 'memes' (describen una idea, situación o expresión en cualquier tipo de medio virtual, texto o imagen que se replica en Internet).