El Norte de Castilla

El juez envía a la cárcel a los dos imanes de Ibiza que radicalizaban niños

Detención de A.E.M. (d), iman marroquí de la mezquita Masllid al Fath de Ibiza.
Detención de A.E.M. (d), iman marroquí de la mezquita Masllid al Fath de Ibiza. / Sergio G. Cañizares (Efe)
  • El magistrado subraya que ambos tenían una “ascendencia intelectual” sobre los menores que podrían impulsarles a caer en la redes del Daesh

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha decretado hoy prisión provisional y comunicada para los dos imanes de la mezquita de Sant Antonio de Portmany, en Ibiza, Abdelkrim Elmerabet y Jalal Rochki. Los dos fueron detenidos el pasado martes por la Guardia Civil, acusados de adoctrinar en la yihad a los niños que acudían al centro religioso de la mezquita. El juez ahora confirma esas acusaciones y asegura que ambos tenían una “ascendencia intelectual” sobre los menores que podrían impulsarle a caer en la redes del Daesh.

Velasco les imputa por delitos de colaboración con el Estado Islámico, en su modalidad de adoctrinamiento, captación, autoadoctrinamiento y posesión de documentación que incita a la incorporación al Estado Islámico.

En su auto, el juez relata que los dos detenidos, uno como líder religioso de la comunidad islámica de Sant Antonio de Portmany y el otro como su sustituto- ayudante, llevaban a cabo labores de adoctrinamiento y ensalzamiento de las actividades violentas del grupo terrorista internacional Estado Islámico. “Lo hacían tanto en sus prédicas, como en conversaciones con miembros de su comunidad o en las redes sociales, donde colgaban vídeos de propaganda del Estado Islámico, grabaciones sobre cómo enseñan a matar, etc”, apunta el juez.

Para valorar la gravedad de los hechos, el juez Velasco ha tenido en cuenta que los dos detenidos daban clases de religión a cincuenta niños, sobre los que poseen " una ascendencia intelectual en que esas enseñanzas violentas tienen visos de propiciar más actividad terrorista ya consiguiendo que terceros vayan a incorporarse al terrorismo internacional en zonas de conflicto, ya para que lo hagan en Europa".

Unos hechos que, según el instructor, revisten la gravedad suficiente como para acordar la prisión, al entender además el magistrado que en este caso concurre riesgo de fuga y reiteración delictiva, teniendo en cuenta la función de los dos detenidos en la mezquita, que les dan "una ascendencia intelectual que posibilitaría que jóvenes se incorporen a la organización terrorista Estado Islámico".