El Norte de Castilla

Detenido en La Rioja un islamista dedicado al proselitismo del Daesh

vídeo

El detenido acompañado por agaentes de la Guardia Civil

  • El arrestado en Calahorra está relacionado con el yihadista capturado el pasado diciembre en Pamplona cuando iba a viajar al 'Califato'

Sin descanso. Menos de 24 horas después de la captura de dos imanes en Ibiza que adoctrinaban niños en la yihad, la Guardia Civil y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) han vuelto a golpear esta madrugada las redes del Daesh en España. Efectivos de la Jefatura de Información y del Grupo de Información de la comandancia de Navarra han detenido en la localidad riojana de Calahorra al ciudadano marroquí Amine Bouyardane, acusado de hacer proselitismo del Daesh y de sus atentados en Europa y de haber participado en Pamplona hasta el año pasado en reuniones de adoctrinamiento del Estado Islámico. Los funcionarios, hasta el momento, han practicado dos registros, uno en su domicilio y otro en la peluquería en la que trabajaba, de donde los agentes han sacado varias cajas con diferente material para su posterior investigación. Ambos han acabado.

El operativo, que comenzó a las 4:00 horas de la madrugada coordinado por el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, es continuación de la redada que el 1 de diciembre del pasado año acabó con la detención, en Pamplona del marroquí Salim Aghmir, de 32 años. Este individuo fue arrestado, también por la Guardia Civil, días antes de que emprendiera viaje a Siria para unirse a las hordas del autodenominado 'Califato'.

Aghmir, en prisión desde entonces, regentaba una tetería en el barrio pamplonés de San Jorge, con una gran presencia de población musulmana. En la trastienda de su negocio, y entre la clientela de más confianza, el arrestado hace diez meses se dedicaba a hacer apología y captación de muyahidines para el Estado Islámico, particularmente a través de vídeos. A esas reuniones era asiduo el detenido hoy en Calahorra, que por entonces residía en Pamplona.

Tras la captura de Navarra, los investigadores observaron que A. B. aumentaba de "forma evidente las medidas de seguridad adoptadas", tanto en sus desplazamientos por la ciudad como en sus actividades en la red, en un intento de que pasasen inadvertidas y, sin duda, ante su sospecha de estar siendo objeto de algún tipo de vigilancia policial. A. B., además abandonó de manera repentina Pamplona y se trasladó a vivir a Calahorra.

Según el Ministerio del Interior, la Guardia Civil ha constatado que, tras la detención de Salim Aghmir, el detenido en La Rioja continuó de forma autónoma con su proceso de radicalización, adoctrinamiento y auto-adoctrinamiento terrorista, "realizando actividades en apoyo de los postulados de distintos grupos terroristas que operan en las zonas de conflicto de Siria e Irak, principalmente Daesh".

Para los servicios antiterroristas, "ha resultado llamativo su apoyo explícito a las recientes acciones terroristas reivindicadas por el Estado Islámico en París", así como a los musulmanes que viajan a Siria e Irak para combatir en las filas de la organización terrorista.

"Tal y como se ha podido evidenciar en las últimas actuaciones de terroristas yihadistas en suelo europeo, el perfil del detenido es coincidente con la mayoría de ellos, tratándose de personas aparentemente integradas en la comunidad de residencia y, que tras un proceso de radicalización, pasan a abrazar los postulados de Daesh, convirtiéndose en individuos potencialmente peligrosos para la seguridad nacional", ha apuntado el Ministerio del Interior en una nota.

Con la detención de esta madrugada desde 2015, año en que se elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido a 157 yihadistas. Ayer mismo, efectivos del instituto armado arrestaron en Ibiza a dos ciudadanos marroquíes acusados de proselitismo, enaltecimiento y apología del Daesh. Los dos arrestados son imanes de la mezquita ‘Masjid al Fath’ de la localidad turística ibicenca de Sant Antoni de Portmany, a 17 kilómetros al noroeste de la capital insular. Desde esa mezquita, ambos habrían realizado entre los fieles labores de captación y adoctrinamiento salafista, especialmente entre los más pequeños. Ambos ya fueron arrestados en 2010 por malos tratos a alumnos de su escuela coránica.

Vídeos yihadistas

En general, quienes conocían al detenido han expresado a los periodistas su sorpresa porque era "un chico normal" y "apenas" hacía referencias a cuestiones religiosas, según uno de los clientes de la peluquería. "Es muy buena persona y no me creo lo que dicen de él", ha afirmado el dueño de la peluquería, que sí ha reconocido que, "quizá, haya hecho alguna tontería por internet".

Ha detallado que no conocía al detenido hasta hace unos meses, cuando llegó desde Pamplona y le pidió trabajo y le comentó que era de Fez, como él, por lo que decidió contratarle. "En este tiempo nunca me ha sacado la conversación de temas religiosos y esas cosas, sé que rezaba, como musulmán que es, pero nada más y todo el mundo sabe que es buena gente", ha concluido, mientras el dueño del locutorio anexo a la peluquería asentía.

Uno de los amigos del detenido ha reconocido a Efe que "algunas veces hemos visto vídeos yihadistas en internet, pero solo para informarnos, sin más". Ha relatado que el detenido ya vivió en Calahorra hace años y, tras su estancia en Pamplona, "decidió volver aquí y le dieron trabajo en la peluquería, en la que estaba casi todo el tiempo, casi vivía allí" y, "por lo demás, era un chico normal, que salía por ahí, hasta tomaba alguna cerveza y no tenía nada de radical".

"Me parece que lo que han hecho es una película, nada más, no hay fundamento de nada porque yo he tenido mucha relación con él y no me lo creo", ha insistido el joven, que también ha sido interrogado por la Guardia Civil.