Detenido un matrimonio de origen chino por explotar sexualmente a mujeres de su país

  • Captaban a las víctimas en China, organizaban su viaje a España y las trasladaban hasta un domicilio de Coslada (Madrid), donde las obligababan a prostituirse para saldar la deuda contraída

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La Policía Nacional ha detenido a un matrimonio de origen chino que se dedicaba a captar mujeres de su misma nacionalidad en su país de origen para explotarlas sexualmente en España. Una vez en nuestro país, las trasladaban hasta un domicilio de Coslada (Madrid), en el que las obligaban a ejercer la prostitución hasta saldar la deuda contraída.

La investigación se inició a raíz de una llamada anónima recibida a través de la línea telefónica 900 10 50 90, en la que se alertaba de la existencia de un piso en la localidad madrileña de Coslada en el que había varias mujeres de origen chino que parecían estar siendo obligadas a ejercer la prostitución. Los agentes comprobaron la veracidad de la denuncia llegando hasta el inmueble indicado en el que residía un matrimonio de ciudadanos de origen chino.

La pareja realizaba todas las fases del proceso de trata y explotación de las mujeres, siendo ellos mismos los que se encargaban de captar víctimas en China, así como de gestionar todos los detalles relativos a su viaje a España, donde eran conducidas hasta un piso de Coslada. Una vez en dicho domicilio, también los detenidos se encargaban de controlar a las víctimas, que debían ejercer la prostitución para saldar la deuda contraída con aquéllos, teniendo prohibido abandonar el inmueble hasta haber abonado dicha deuda por completo.

Las mujeres eran sometidas a todo tipo de amenazas e insultos por parte del matrimonio si se negaban a realizar alguno de los servicios sexuales que las requerían. Además de trabajar en el citado domicilio, también realizaban servicios fuera del mismo. En estos casos, uno de los miembros de la pareja se quedaba en el domicilio controlando a las víctimas que ejercían allí, y el otro, acompañaba a la que debía realizar algún servicio en el lugar requerido por el cliente, manteniendo así el control sobre todas ellas permanentemente.