El Norte de Castilla

En libertad con cargos los dos detenidos por la agresión a los guardias civiles en Alsasua

vídeo

Exterior del bar donde se produjo la agresión a los dos guardias civiles. / Jesús Caso | Vídeo: Atlas

  • Dado de alta el agente agredido en Navarra tras ser operado del tobillo

  • La madre del sargento asegura que su hijo "volvería a rescatar a los expresos de ETA"

Los dos jóvenes detenidos por la agresión del pasado sábado a dos agentes de la Guardia Civil en la localidad navarra de Alsasua han quedado en libertad con cargos de lesiones y atentado a la autoridad tras prestar declaración ante el juez de guardia en el Palacio de Justicia de Pamplona.

El guardia civil que fue agredido en Alsasua ha sido dado de alta este mediodía tras ser intervenido quirúrgicamente de una fractura de tobillo en el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), según han confirmado desde el Gobierno foral.

El guardia civil ha recibido el alta en torno a las 14.30 horas de este lunes, después de una evolución favorable de su operación de tobillo, que resultó fracturado en la agresión que sufrió la madrugada del sábado en Alsasua.

Este agente fue agredido junto a otro miembro de la Guardia civil y las parejas de ambos en las inmediaciones de un bar de la localidad, cuando los agentes, un teniente y un sargento, fueron increpados al ser reconocidos como miembros de la benemérita.

Como consecuencia de la agresión, uno de ellos sufrió fractura de tobillo y las otras tres personas afectadas sufrieron policontusiones y magulladuras de carácter leve.

Los hechos tuvieron lugar en torno a las cinco de la madrugada del sábado en el bar Koxka, donde un grupo de personas agredió a los dos agentes, que se encontraban en el local con sus parejas.

Los dos detenidos han sido conducidos poco antes de la ocho y media de la mañana a los juzgados de Pamplona y, tras prestar declaración ante el juez, han sido acusados de sendos delitos de lesiones y atentado a la autoridad, con la obligación de comparecer en el juzgado todos los viernes.

Coincidiendo con la comparecencia de los detenidos, un grupo de unas veinte personas se ha concentrado ante el Palacio con carteles en los que se podía leer: "No a los montajes policiales".

La madre dice que su hijo volvería a rescatarlos

La madre del sargento de la Guardia Civil herido en Alsasua ha asegurado este lunes que su hijo "volvería a rescatar a los expresos de ETA". Óscar, el teniente que sufrió una fractura de tobillo y numerosas contusiones tras ser agredido por un grupo de presuntos miembros de la izquierda abertzale, participó el pasado mes de marzo en las labores de rescate de expresos de la banda tras quedar atrapados por una nevada.

Así, Inmaculada ha dicho que lo que le ha ocurrido a su hijo son "cosas de la vida" y que "si tuviera que ir una vez reincorporado al servicio" al rescate "volvería a ir". "Él llegó con una meta que es que la gente pudiera convivir en paz, y no tiene intención de cambiarla", ha aseverado.

La madre de Óscar -que se recupera de la operación de tobillo y los golpes recibidos- ha querido agradecer el apoyo de desconocidos, compañeros de la Guardia Civil, la comandancia de Navarra, y de gente de la localidad navarra que les ha ofrecido "su casa". "Se agradece, es muchísimo".

Aplaudieron la agresión

Pilar, la novia del teniente -que también fue agredida- ha afirmado que el agente ha decidido no coger la baja del cuerpo porque eso sería "una forma de darles la razón" tras "intentar amedrentarlo". "No se ha ido y no porque no tenga lesiones", ha asegurado.

De esta forma, la mujer -en relación al comunicado de los agresores en los que aseguran que los que iniciaron las hostilidades fueron los agentes- ha aprovechado para pedir que no se viertan calumnias. "Son cosas que no se sostienen".

"Su función es la de tergiversar las noticias a su favor, pero esta vez no tienen justificación ninguna, porque además de a los agentes han agredido a sus parejas. Nosotras no tenemos porque tener miedo por ser novias de dos agentes", ha afirmado Pilar.

Asimismo, la mujer agredida se ha referido a los hechos ocurridos la madrugada del pasado sábado como "horrorosos" y ha dicho que la gente presente "estaba allí aplaudiendo" la agresión. Pilar ha asegurado que si nadie salió en su ayuda fue porque la gente en Alsasua "no se puede mojar" ya que viven "con el miedo impregnado en el cuerpo".

La novia del agente también ha dicho que fue el Guardia Civil el que realizó la llamada telefónica "pidiendo ayuda" y fue ahí cuando apareció la Policía Foral y la ambulancia. "Una vez se evacuaba al teniente seguían queriendo pegarnos".