Condenado a dos años de prisión en Málaga por fabricar explosivos en su casa

  • El acusado adquirió las sustancias químicas necesarias para fabricar la bomba, así como utensilios para facilitar su elaboración, guantes y gafas de protección

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Un joven de 25 años ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Málaga a dos años de prisión por fabricar explosivos en su domicilio, ubicado en la localidad malagueña de Estepona.

El procesado ha sido condenado por un delito de tenencia y fabricación de sustancias explosivas y ha concurrido en el atenuante de arrepentimiento espontáneo, según la sentencia.

Entre el 15 y el 21 de enero del 2016 el acusado adquirió las sustancias químicas necesarias para fabricar el explosivo así como utensilios para facilitar su elaboración, guantes y gafas de protección.

Acto seguido, el acusado, "con perfecto conocimiento de su alcance lesivo", según los hechos probados, procedió a fabricar el mencionado explosivo y después se deshizo de la sustancia elaborada.

En la sentencia se destaca que el explosivo que hizo tenía unos componentes que están prohibidos tener o utilizar por particulares.