Desarticulada la banda que robaba cruces e imágenes religiosas en cementerios de Toledo

Material incautado.
Material incautado. / Guardia Civil
  • A la banda, que había robado material valorado en 260.000 euros, se le atribuyen decenas de robos en 22 camposantos

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La Guardia Civil ha desmantelado una banda que se había especializado en robar en cementerios de la provincia de Toledo y que había sustraído cruces de bronce e imágenes religiosas cuyo valor total asciende a 260.000 euros. La operación, denominada “Halloween-Humus”, se inició a mediados de este año a raíz de una oleada de robos en camposantos y se ha saldado con la detención de dos hombres y una mujer con edades comprendidas entre 35 y 46 años y con la recuperación de 244 kilos de bronce.

Los tres detenidos residían en Gerindote (Toledo) y daban salida al material robado en chatarrerías de Toledo y Madrid. Solían robar en horario nocturno y accedían a los cementerios escalando los muros o bien forzando las puertas de entrada. Sus acciones habían generado una gran alarma social en la comarca toledana de Torrijos pues la mayor parte de sus golpes los habían cometido en pueblos de esta zona. Los ahora detenidos trasladaban las piezas robadas hasta el domicilio de uno de ellos y después las troceaban para facilitar su ocultación.

La Guardia Civil calcula que el número de vecinos perjudicados por el destrozo de sus sepulturas familiares se eleva a 180.