Ada Colau quiere hacer pasar por caja a la Sagrada Familia

Ada Colau.
Ada Colau. / Efe
  • El templo de Gaudí lleva casi siglo y medio sin licencia de obra

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

¡Moda para hombre y mujer a precios inmejorables!

Hasta 90%

La marca Denim italiana de moda

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda infantil con sus personajes favoritos

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

La mejor selección de productos para mantener tu hogar organizado

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

La Sagrada Familia goza de un privilegio, el de no contar con licencia de obra ni tener que pagarla, que tiene los días contados. La alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, se reunirá en los próximos días con los responsables del templo de Gaudí para instarles a que pasen por caja y abonen el permiso de obra, como hacen todos los edificios en construcción.

Y es que la basílica lleva casi siglo y medio sin solicitar ni abonar la licencia de obra, entre otras razones porque ningún gobierno municipal se lo ha pedido. Paga la luz, el agua y el gas, pero no paga impuestos municipales. Ahora, Colau quiere acabar con esta anomalía histórica, que le puede salir muy cara al templo. Si cuando se otorga una licencia de obra hay que pagar el 3,35% del presupuesto, lo que reclama el consistorio es unos 840.000 euros anuales para los próximos 10 años, teniendo en cuenta que el presupuesto anual de la obra es de 25 millones. No sería, eso sí, con carácter retroactivo, porque eso significaría la ruina para los impulsores del edificio expiatorio. Se trata de un trato de favor, aceptado durante años y que es similar al que exime a la Iglesia católica del pago del IBI, pero polémico desde hace tiempo y que ningún gobierno municipal se había atrevido a abordar hasta la fecha.

La anomalía proviene del siglo XIX, en el inicio de las obras, cuando el actual emplazamiento del templo no pertenecía a la ciudad de Barcelona, sino a Sant Martí de Provençals, que ya en el siglo XX acabó integrándose en la capital catalana. Responde también a la singularidad del edificio, que se está levantando sin apenas planos. Colau, en cualquier caso, está tensando las relaciones con el patronato del monumento, días después de que el concejal de Arquitectura, el socialista Dani Mòdol, calificara la Sagrada Família de «mona de Pascua gigante», «pseudoobra de Gaudí» y «gran farsa que arrastramos desde hace tiempo».