El Norte de Castilla

Podemos amenaza con dejar caer los gobiernos autonómicos del PSOE

vídeo

Pablo Iglesias. / Efe

  • Iglesias advierte de que su militancia y sus direcciones regionales "tomarán nota" de los barones socialistas que apuesten por entregar la Moncloa a Mariano Rajoy

  • Errejón entiende que a sus dirigentes les "rechine" la "incoherencia" del PSOE, pero matiza que "una cosa es el escenario nacional y otra, el autonómico"

Todos los pactos territoriales entre el PSOE y Podemos son susceptibles de ser revisados si los socialistas favorecen con su abstención un Gobierno de Mariano Rajoy. Esa es la advertencia del partido de Pablo Iglesias, que deja en manos de sus direcciones territoriales la decisión de qué hacer en cada comunidad. "Si hay presidentes autonómicos que colaboran en entregar el Gobierno de España al PP, yo calculo que nuestra militancia y nuestras direcciones tomarán nota", ha alertado el secretario general de la organización.

Iglesias ha puesto el énfasis en que algunos barones socialistas "son conscientes de las consecuencias" que podría tener la abstención del PSOE en una sesión de investidura del candidato del PP. Es, a su juicio, el caso de la presidenta balear. "Francina Armengol apuesta directamente por salvar su gobierno y no entregar el Ejecutivo a Rajoy", ha ensalzado.

En el Congreso, el aviso de Iglesias se ha visto matizado por su número dos. Aunque Íñigo Errejón comprende que a sus dirigentes les "rechine" la actitud del PSOE, insiste en que los ejecutivos regionales están en una "escala distinta" de la del Gobierno de la nación. "Nos parece una incoherencia favorecer gobiernos de cambio en las comunidades autónomas y, al mismo tiempo, favorecer el gobierno de la permanencia de Mariano Rajoy, los recortes y la corrupción en la Moncloa, no lo entenderíamos, ahora bien, una cosa es el escenario nacional y otra cosa es el escenario autonómico", ha insistido.

Errejón sostiene, en cualquier caso, que el cumplimiento de los compromisos sociales alcanzados en las autonomías es complicado con un Gobierno nacional del PP que puede "poner la zancadilla" a los ejecutivos regionales. Además, iniciado el juicio del caso Gürtel, incide en que "a este PP no se le puede apoyar ni por activa ni por pasiva".