El Norte de Castilla

Susana Díaz: «Ahora toca España y luego el PSOE»

vídeo

Susana Díaz. / Afp I Atlas

  • Reclama al secretario general un debate «sosegado y profundo» porque «en este partido no hay bandos ni somos una banda»

La presidenta andaluza Susana Díaz, apeló este jueves a que en unos momentos «duros y dolorosos» para el PSOE, «críticos», lo que hace falta es un debate «sosegado y profundo», con «serenidad y cabeza fría» y alejado de cualquier interés personal. Un mensaje con un destinatario nítido, Pedro Sánchez y su decisión de no dimitir como secretario general del partido pese a la renuncia de la mitad de su ejecutiva. Pero la única mención a cuales son las intenciones futuras del sector crítico sobre el partido o incluso en un debate de investidura, ha sido muy velada y limitada a un «ahora toca España y luego el PSOE».

más información

Díaz, que fue recibida por el comité director del PSOE andaluz puesto en pie y con una ovación, recurrió a un tono conciliador para conceder que en el momento actual «todas las soluciones son malas porque hemos llegado a un punto en el que ninguno de los caminos que podemos elegir nos gustan». Pero insistió en que «lo primero es recuperar la unidad, el consenso y ayudar a coser» y a unir al partido porque, nueva andanada a Sánchez, «lo que nunca permitirían los militantes sería que se antepongan los intereses personales».

La presidenta de la Junta de Andalucía hizo un crudo diagnóstico de la situación: «Tenemos un problema. La cadena de derrotas es una consecuencia de habernos desconectado de la sociedad. Nos miran y no nos identifican». No hay que buscar causas ajenas a las seis derrotas electorales consecutivas, prosiguió, porque «la gente, si no te vota, es porque no confía en ti».

De nuevo en alusión al secretario general de su partido, subrayó que en el PSOE «no hay bandos ni somos una banda», y reconoció que le han dolido los mensajes desde la dirección federal del PSOE en los que se ha identificado a los contrarios al secretario general con «subalternos de la derecha». Desde el equipo de Sánchez se lanzó esa acusación a quienes abogan por permitir con una abstención en la investidura que Rajoy siga en el Gobierno sin atreverse a exponer con claridad sus posiciones.

La líder de los socialistas andaluces no oculta que la situación que atraviesa el partido es «crítica», y que tanto los militantes como los ciudadanos están «preocupados, desconcertados, tristes». Pero también ha tratado de alejarse de las críticas de que solo arrastran al aparato del partido, con continuos guiños a los militantes y a los simpatizantes. De hecho, sostuvo que el PSOE es patrimonio «no solo de los militantes (como mantiene Sánchez para defender las primarias y el congreso), sino también de sus votantes». También ha insistido en que los estatutos del partido aprobados en 2012 reconocen la participación de los militantes en la elección del secretario general, de manera que si el problema del socialismo es una cuestión solo de liderazgo «lo dirán los militantes».

Fogonazos

Díaz trató de hacer entonces un análisis sobre por qué se ha llegado a este declive de PSOE frente a un PP atenazado por la corrupción y negó que la causa sea la irrupción de partidos como Podemos y Ciudadanos, una tesis defendida por Sánchez y su equipo. «Se han cegado con fogonazos de esos partidos nuevos» ya ha hecho que «perdamos perspectiva de lo que es el PSOE. Y eso -sentenció- nos ha pasado factura». De todas maneras, se mostró convencida de que, a diferencia de lo que ha ocurrido con IU, los socialistas no serán fagocitados por Podemos. «Piensan que lo que han hecho con IU pueden hacerlo con el PSOE, pero el PSOE es mucho PSOE», subrayó para cerrar por enésima vez la puerta a un posible acuerdo de los socialistas con la formación morada para un gobierno alternativo.

Se refirió también entonces a algunos «análisis simplistas», como esa reducción del conflicto interno a los apoyos o no a favor de la abstención en una investidura de Rajoy.

De lo que no dio ninguna pista es de lo que harán ella y los socialistas andaluces en el Comité Federal que se reúne este sábado. Susana Díaz ni mencionó si apoyarán la creación de una gestora que reemplace a la ejecutiva federal ni tampoco si buscarán una solución conciliadora con el secretario general para resolver una situación que, insistió, es «crítica».