El Norte de Castilla

Sánchez descarta dimitir si el Comité Federal rechaza su plan de congreso exprés

vídeo

Pedro Sánchez, este lunes en la sede de Ferraz. / Foto: Pierre-Philippe Marcou (Afp) | Vídeo: Atlas

  • El líder socialista insiste en intentar formar Gobierno y hablar con los independentistas como, dice, tendría que hacer el PP

  • Madina votará en contra del plan de Sánchez porque el PSOE necesita un "congreso serio" y no "en 20 días"

No se rendirá ni siquiera si los críticos con su gestión logran convencer a una mayoría del Comité Federal de que su plan de celebrar un congreso exprés con votación de los militantes el 23 de octubre es una "locura". Pedro Sánchez ha advertido esta mañana de que un resultado adverso en el cónclave de este sábado no le hará dimitir y ha vuelto a retar a sus adversarios internos a confrontar con él su proyecto y a "hablar claro".

El secretario general del PSOE ha insistido, en la Ser, en que la decisión sobre si hay que abstenerse y permitir gobernar al PP o, por el contrario, hay que intentar formar un Gobierno alternativo justifica la celebración de un congreso porque no es una mera cuestión "táctica" sino algo que condicionará el proyecto del partido para los próximos años. Y ha reiterado que él no contempla en ningún caso facilitar un ejecutivo popular, aunque eso signifique ir a terceras elecciones. "Para un país y para un demócrata unas elecciones nunca pueden ser mala solución", ha dicho.

Sánchez sostiene que es mejor un Gobierno liderado por PSOE con solo 85 diputados que uno liderado por un partido carcomido por la corrupción y que impone recortes y retrocesos en derechos. Y frente a quienes en su propio partido replican que sus argumentos "escapan a la razón", después de haber perdido cinco escaños más en las elecciones de junio y de que que el PP haya ampliado a 52 la distancia que los separan, ha replicado: "El sentido común lo que dice que Mariano Rajoy no puede ser presidente y que tendría que haber dimitido hace tres años cuando envió aquel sus a Bárcenas" ha defendido.

El dirigente socialista ha admitido que necesita el apoyo de otras fuerzas para gobernar y ha asegurado estar dispuesto a hablar "de todo". En cuanto a los independentistas, ha dejado claro que no se moverá de sus posiciones de defensa de la soberanía nacional pero ha reivindicado el derecho y la obligación a hablar con ellos. Es, ha defendido, necesario en un Parlamento como el actual. También para el PP. "O es que alguien piensa que el PSOE también va a aprobar los presupuestos de Rajoy", ha dicho.

Sobre estas premisas, ha defendido que también para resolver la situación institucional es preciso celebrar ya un congreso del PSOE. "Difícilmente voy a poder ir a hablar con mis interlocutores con credibilidad si hay un debate interno y si no tengo a todo el partido detrás", ha concluido.