El Norte de Castilla

La Policía detiene a cinco jóvenes que robaban a golpe de maza en Madrid

La máscara con la que los asaltantes ejecutaban sus robos.
La máscara con la que los asaltantes ejecutaban sus robos. / CNP
  • Los presuntos autores encadenaban cinco asaltos a centros comerciales en apenas tres días

La Policía Nacional ha detenido a cinco individuos como presuntos autores de cinco delitos de robo con fuerza por el procedimiento de la maza cometidos en establecimientos de la Comunidad de Madrid. Los agentes les sorprendieron cuando intentaban sustraer un vehículo de alta gama en la madrileña localidad de Alcalá de Henares. En su intento de huida trataron de atropellar a uno de los agentes y embistieron a los vehículos policiales que trataban de cerrarles el paso.

Los hechos sucedieron en la madrugada del pasado día 19 cuando un indicativo policial observó a varios individuos que ocultaban sus rostros con capuchas y gorras y que manipulaban un vehículo de alta gama. Ante la presencia policial, los jóvenes emprendieron la huida en otro turismo y no dudaron en embestir a los vehículos policiales e incluso intentar atropellar en reiteradas ocasiones a uno de los agentes que les daba el alto. A pesar de ello, los agentes consiguieron su detención.

Especialistas en robar con mazas

En el registro del vehículo en el que intentaron huir, los policías hallaron una caja registradora y un extintor que procedían de un local asaltado anteriormente. Igualmente localizaron una centralita utilizada para sustraer vehículos, dos placas de matrículas falsas, una maza de grandes dimensiones, guantes, gorras y máscaras que utilizaban en el momento del asalto para evitar ser reconocidos.

Tras las detenciones los agentes han podido relacionar a los arrestados con la comisión de al menos cinco robos con fuerza cometidos en establecimientos comerciales. En estos asaltos repetían siempre el mismo modus operandi a la hora de cometer los robos; tras forzar los cierres metálicos de los establecimientos, fracturaban las cristaleras con grandes mazas. Una vez en el interior del local, los jóvenes se distribuían de manera rápida y ordenada por el establecimiento sustrayendo la recaudación de las cajas registradoras y de las máquinas tragaperras.