Mas pide a Rajoy que asuma riesgos para hacer posible el entendimiento

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, acompañado del líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, acompañado del líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida / Efe
  • El presidente de la Generalitat reclama que "no obvie" el resultado de las elecciones autonómicas de 2012, que recuerda que fueron unos comicios "ad hoc" para dar respuesta a las movilizaciones en favor del soberanismo en Cataluña

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha pedido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que en la entrevista prevista entre ambos "asuma riesgos, porque si no es imposible que haya el grado de entendimiento necesario" con Cataluña.

Mas, que ha desvelado que la entrevista con Rajoy podría celebrarse la semana que viene, también le ha reclamado que "no obvie" el resultado de las elecciones autonómicas de 2012, que ha recordado que fueron unos comicios "ad hoc" para dar respuesta a las movilizaciones en favor del soberanismo en Cataluña.

El presidente catalán ha aprovechado la presentación de un estudio de PwC elaborado a partir del testimonio de un centenar de empresarios, que reclama al Gobierno y a la Generalitat diálogo para resolver el conflicto soberanista abierto en Cataluña, para apelar al presidente Rajoy a mover ficha en el debate catalán. "En el otro lado también se deben asumir riesgos", ha comentado Mas, que ha asegurado que, ante conflictos de este tipo en otros países, o bien suele haber diálogo con el Estado, como en Escocia, o bien el conflicto se expresa de forma violenta.

Mas ha dejado claro que Cataluña no está por una solución violenta, pero que tampoco en el caso catalán se da un diálogo con el Estado, y por ello ha confesado que está "a la expectativa" de que el Estado se presente con "contenido" a la reunión prevista para la semana que viene. "El diálogo por el diálogo es bueno, pero si no tiene contenido no deja de ser un 'pourparler'", ha insistido Mas, que ha asegurado que en 2012 anticipó los comicios en Cataluña para comprobar el apoyo en votos que tenía el sentimiento independentista.

"Hay que intentar canalizar lo mejor posible lo que se determinó en las urnas. Si se pretende anular la voluntad de la gente expresada en las urnas es muy difícil encontrar una solución", ha espetado Mas, ante un auditorio formado por un grupo de empresarios catalanes.

El entendimiento "requiere una actitud valiente y de asumir riesgos por parte de todos", ha añadido Mas, que ha insistido en que el diálogo "no quedó interrumpido por voluntad nuestra". De hecho, ha lamentado que tuviera que pedir por carta una reunión a Mariano Rajoy para hacerla posible y que no fuera suficiente con una petición verbal.

Por otra parte, respecto a la reforma fiscal impulsada por el Gobierno, Mas ha dejado claro que la Generalitat no está en condiciones de bajar impuestos, al menos a corto plazo, por las tensiones financieras que sufre la administración catalana, de las cuales ha culpado al Estado.