Imputado un líder de Alianza Nacional y otro de Falange por incitar al odio

  • barcelona

  • Pedro Pablo Peña y Manuel Andrino aseguraron que estaban dispuestos a "matar por España" y que Cataluña sólo sería independiente "a base de mucha sangre"

Un juez ha imputado a los líderes de Alianza Nacional, Pedro Pablo Peña, y La Falange, Manuel Andrino, por incitar al odio el pasado 12 de Octubre en Barcelona, cuando aseguraron que estaban dispuestos a "matar por España" y que Cataluña sólo sería independiente "a base de mucha sangre".

Según han informado fuentes judiciales, el titular del juzgado de instrucción número 26 de Barcelona ha imputado a ambos dirigentes ultras por un delito de provocación al odio, la violencia y la discriminación, a raíz de una denuncia presentada por el fiscal de delitos de Odio y Discriminación, Miguel Ángel Aguilar.

La denuncia de la Fiscalía se basa en un informe de los Mossos d'Esquadra sobre los discursos que ambos pronunciaron durante los actos ultras del pasado Día de la Hispanidad en Montjuïc.

En el caso de Pedro Pablo Peña, el fiscal también le atribuye un delito de injurias graves dirigidas contra instituciones del Estado, porque, al saber que se le estaba investigando, colgó en la web de Alianza Nacional un escrito en el que aseguraba que le importaban "una higa la Fiscalía y los fiscales".

Según el informe de la comisaría de Información de los Mossos d'Esquadra en la que se sustenta la denuncia de la fiscalía, en su discurso del pasado 12 de Octubre, ante unas 500 personas, Pedro Pablo Peña manifestó, entre otras expresiones: "No habrá secesión de Cataluña si no es a base de mucha sangre". Por su parte, Manuel Andrino advirtió: "Estamos dispuestos a dar hasta la última gota de nuestra sangre en la defensa de la sagrada unidad de España. Que no lo duden, estamos dispuestos a morir, pero también a matar por España, faltaría más".

Banderas neonazis

El fiscal recoge en su escrito que los dos líderes ultras llegaron en autocar desde Madrid, junto a más de un centenar de ultraderechistas, y fueron identificados por la policía catalana, que constató que una treintena tenían antecedentes por delitos violentos.

En su habitual periplo a pie desde la plaza de España hasta la plaza de Sant Jordi, en la montaña de Montjuïc, los congregados exhibieron banderas con simbología neonazi, como cruces célticas y banderas preconstitucionales, mientras coreaban consignas como "Artur Mas, cámara de gas" o "La inmigración destruye la nación".

Según la denuncia del fiscal, en su discurso, el presidente de Alianza Nacional, Pedro Pablo Peña, denunció: "El separatismo catalán usa armas peores. Usa la insidia, la cobardía, la traición, la mentira, el soborno de las clases políticas...Y eso es más infame que pegarle un tiro en la nuca a alguien. Es preferible morir de un tiro que morir poco a poco, como mueren los españoles en Cataluña".

Por su parte, el jefe nacional de La Falange, Manuel Andrino, afirmó: "Está en juego la misma existencia de España y eso obliga a darlo todo y a echar el resto como hicimos los falangistas en julio de 1936".

Andrino también aseguró que la Guardia Civil tendría que haber detenido al presidente catalán, Artur Mas, después de que el Parlament aprobara la resolución soberanista y, una vez arrestado, "haberle obligado a que se comiera hoja por hoja esa declaración de independencia, para que con un poco de suerte se hubiera asfixiado". La denuncia del fiscal subraya además que, tras los discursos, Peña ratificó sus declaraciones ante los periodistas.

Tras recibir el informe de los Mossos, el fiscal acordó que la policía catalana interrogara a Peña y Andrino como denunciados, asistidos de abogado, si bien ambos no comparecieron en la fecha en la que se les citó, el pasado mes de marzo.

El fiscal recuerda en su denuncia que Peña tiene antecedentes, por una condena a tres años y 6 meses de cárcel en 2006 por tenencia o depósito de explosivos, mientras que Andrino fue condenado en 2006 a 8 meses de prisión por estafa y tiene antecedentes policiales por delitos relativos a los derechos fundamentales.