El Norte de Castilla
Joachim Löw (c), Mario Goetze (i) y Andre Schürrle (d), en un entrenamiento.
Joachim Löw (c), Mario Goetze (i) y Andre Schürrle (d), en un entrenamiento. / Thomas Eisenhuth (EFE)

REPORTAJE

La generación de oro alemana de 2009 se acerca a su graduación

  • Joachim Löw cuenta con un equipo que ha cosechado grandes éxitos a nivel internacional y que aspira a ser campeona del mundo en Brasil

El seleccionador alemán, Joachim Löw, tiene como base a una generación dorada que ganó la Eurocopa Sub-21 en 2009, en un equipo que contaba con Manuel Neuer, Mesut Özil, Jerome Boateng, Mats Hummels, Sami Khedira y Benedikt Höwedes, y que espera graduarse en Brasil 2014.

Los seis fueron titulares en la victoria por 1-0 contra Francia en cuartos de final del Mundial de Brasil 2014, este viernes en Rio de Janeiro, igual que lo fueron en aquella final de la Eurocopa Sub-21 de 2009, en la que Alemania goleó a Inglaterra (4-0) en Suecia.

Aquel torneo fue el descubrimiento de Özil, el cerebro de la actual selección alemana, un centrocampista de origen turco, al que su paso por la liga española, tras haber jugado en el Real Madrid entre 2010 y 2013, y por la Premier, donde actúa ahora en el Arsenal, le ha dado más madurez.

El portero Manuel Neuer, del Bayern Múnich, se ha convertido, igual que Özil, en uno de los mejores en su puesto, como demostró con sus paradas importantes en el duelo de cuartos de final ganado a Francia.

Además de Neuer, de los cuatro defensas que jugaron contra Francia en cuartos de final, tres fueron campeones en aquella Eurocopa Sub-21, con los centrales Boateng y Hummels, autor del gol de la victoria contra los galos, y el lateral Höwedes, a los que se unió el capitán Philipp Lahm.

En el centro del campo, si Özil pone las ideas, el músculo lo aporta Sami Khedira, que llegó a tiempo al Mundial de Brasil tras una doble rotura de ligamentos que lo tuvo de baja unos seis meses.

Sudáfrica 2010

Cuatro de los seis jugadores de aquella Eurocopa Sub-21 ya estuvieron en el Mundial de Sudáfrica 2010. Neuer, Boateng, Özil y Khedira tuvieron mucho que ver en el tercer puesto logrado por Alemania en aquella competición.

Hummels y Höwedes se unieron al grupo en la Eurocopa de 2012 en Ucrania y Polonia, donde Alemania fue semifinalista, y este sexteto de jugadores de aquella generación de 2009 se ha mantenido en el Mundial de Brasil 2014.

"Es bueno haber crecido juntos. Sabes cómo son tus compañeros dentro y fuera del terreno. Es como una familia", señaló Hummels en aquella Eurocopa de 2012. El punto de partida para el nacimiento de esta generación fue la Eurocopa de 2000, donde la selección alemana quedó eliminada en la fase de grupos.

Tras aquella decepción, la Federación Alemana de Fútbol analizó su sistema de desarrollo y realizaron correcciones que han servido para que naciera esta generación de futbolistas que ha cosechado un triunfo tras otro en las diferentes competiciones internacionales.

Primero realizaron un programa de búsqueda de jóvenes jugadores de 8 a 14 años en todo el país, supervisado por 1.000 entrenadores. Además de herramientas técnicas y tácticas a muchos jóvenes, este programa pemitió a los equipos de la Bundesliga fichar a los mejores para sus centros de formación.

Al mismo tiempo, animó a sus entrenadores a perfeccionarse y tomar cursos. De este modo, Alemania cuenta en este momento con 35.000 técnicos de fútbol, siendo el país que más diplomados tiene. Con esta gran cantera de niños, los grandes clubes alemanes no han tenido que fichar a jóvenes extranjeros, como hacen equipos como el Barcelona o el Arsenal.

Esta joven generación tiene ahora una dura prueba en semifinales de Brasil 2014, cuando se enfrente el próximo martes en Belo Horizante a la selección local. Una victoria les acercaría a la graduación, fijada para el 13 de julio, día de la final del Mundial.