El Norte de Castilla
SsangYong XLV, mucho por poco

SsangYong XLV, mucho por poco

  • El nuevo SsangYong XLV ofrece la mejor relación precio-producto del segmento

SsangYong, el fabricante de coches más antiguo de Corea del Sur, sigue adelante con su ambicioso plan de lanzamientos y añade a su oferta el nuevo XLV, un monovolumen que ofrece una destacable capacidad de carga y gran practicidad en formato compacto. El nuevo XLV viene a complementar por abajo la oferta más versátil y “familiar” de SsangYong en cuya cumbre encontramos actualmente al Rodius, el modelo más vendido en la historia de la marca en nuestro mercado con más de 17.000 unidades matriculadas.

El nuevo XLV está diseñado para cubrir las necesidades de espacio y movilidad de familias que busquen un vehículo amplio y versátil adaptado a todo tipo de usos con un precio accesible y bajos costes de mantenimiento, sin necesidad de prescindir de un buen equipamiento y prestaciones. Su marcado carácter funcional le permite transportar personas o carga con suma facilidad gracias a una gran versatilidad interior, en la que destaca una variada disposición de los asientos.

Como un todoterreno

Además, es de los pocos monovolúmenes compactos que ofrecen una notable capacidad para afrontar los obstáculos en conducción “off-road”, con una carrocería que ofrece un ángulo de ataque de 20º y de salida de 20,8º. Y, además, el precio. Desde 16.650 euros, para la versión con motor gasolina de 128 caballos de potencia y desde 20.000 euros, con el motor turbodiésel de 115 caballos. Lo que supone como mínimo un 15 % menos que la media sus competidores directos en el segmento de los SUV compactos con carrocería de 4,5 metros.

En el interior, el cuadro de instrumentos presenta una lectura clara de la información con una pantalla LCD para el ordenador de a bordo que ofrece una gran variedad de información como el indicador de cambio de marcha, la temperatura exterior o la presión de los neumáticos, entre otras informaciones relevantes. El cuadro de instrumentos permite personalizar la iluminación de fondo en seis colores: rojo, azul, azul claro, amarillo, blanco y negro. También incorpora luz interior de ambiente en la base del marco de la puerta y en la consola central y más detalles funcionales, como intermitentes de un toque (con tres repeticiones), sensores de lluvia y luces, y un control de crucero funcional entre 36 y 150 km/h.

En la consola central una pantalla LCD agrupa una gran variedad de información como el indicador de cambio de marcha, la temperatura exterior o la presión de los neumáticos.

Pantalla multifunción

En la consola central una pantalla LCD agrupa una gran variedad de información como el indicador de cambio de marcha, la temperatura exterior o la presión de los neumáticos.

El habitáculo del XLV ofrece a sus ocupantes un generoso espacio en las plazas delanteras y todavía más en las traseras. Mención especial merece su maletero, cuya capacidad oscila entre los 574 y los 720 litros, y permite albergar tanto equipaje como objetos muy voluminosos, Además, los respaldos de las plazas traseras se reclinan hasta 32,5º y se abaten por completo en proporciones 40/60 para lograr mayor modularidad, ampliando la capacidad máxima hasta los 1.294 litros con los asientos abatidos.

En el exterior del XLV, destaca el frontal con una delgada parrilla que acentúa la sensación de anchura al unirse con los pilotos que incorporan luces diurnas led y ópticas tipo proyector. Los pasos de rueda incorporan marcadas nervaduras en la carrocería que aportan al diseño un toque robusto. La parte trasera está marcada por dos elementos, la robusta línea de diseño del portón y la aplicación de la tecnología led en las luces de posición diurnas y de frenado.

El nuevo SsangYong XLV incorpora de serie elementos como la dirección asistida eléctrica con tres niveles de dureza, ordenador de abordo con indicador de ángulo de giro de las ruedas, volante multifunción, control de crucero y los intermitentes y limpiaparabrisas de un solo toque. Además, opcionalmente permite incorporar un sistema multimedia con pantalla táctil de 8 pulgadas con conexión USB, HDMI y Bluetooth, navegador y climatizador de doble zona.

El volante deportivo con la parte baja achatada aporta originalidad al interior del XLV, cuyos asientos destacan por el aspecto de los materiales empleados, ofreciendo una buena comodidad y sujeción. También están presentes detalles como el nuevo diseño de la llave plegable con mando a distancia, y como opción, el sistema de entrada y arranque sin llave.

Las motorizaciones disponibles, ambos de cuatro cilindros y 1.6 litros de cilindrada, destacan por sus bajos consumos. El propulsor gasolina atmosférico desarrolla 128 CV de potencia gracias a su distribución y admisión variable, con un consumo medio homologado de 6,8 litros; el propulsor turbodiésel de geometría variable, con inyección directa “common rail” rinde 115 CV de potencia y solo consume 4,5 litros asociado a la caja manual y 5,9 litros con el cambio automático.

La caja de cambios manual es de seis velocidades, mientras que la automática de seis relaciones dispone de tres modos de funcionamiento y posibilidad de seleccionar las marchas manualmente. Esta caja de cambios, ha sido diseñada para optimizar los consumos y ofrecer gran suavidad y rapidez en los cambios de marcha.

El habitáculo cuenta con siete airbags: airbags delanteros, airbag de rodilla para el conductor y airbags laterales y de cortina, que se combinan con un sistema de “seguridad de retención” que se encarga de mantener a los pasajeros en sus asientos en caso de accidente. Esto supone un plus en seguridad y se consigue mediante los dobles pretensores de los cinturones de seguridad, que ajustan de forma automática para retener a los pasajeros durante el impacto.

Además, se ofrecen de serie dispositivos de seguridad dinámica como el control electrónico de estabilidad ESP que integra la protección antivuelco ARP (evita el vuelco del vehículo en caso de un giro brusco a alta velocidad), control de tracción, asistente a la salida en pendientes, frenos ABS con asistente a la frenada de emergencia y encendido automático de las luces de emergencia.

También se incluye la monitorización de neumáticos que alerta al conductor de cualquier cambio en la presión de los mismos y un avisador acústico en caso de que alguna de las plazas ocupadas no tenga abrochado del cinturón de seguridad.