El Norte de Castilla
Jeep con el Red Bull Cliff Diving

Jeep con el Red Bull Cliff Diving

  • Más de 60.000 personas presenciaron la última prueba celebrada en el Puente de la Salve en Bilbao

La gran final del Red Bull Cliff Diving World Series se disputó por segundo año consecutivo en Bilbao. Como es norma de la competición, los mejores clavadistas del mundo se enfrentaron a una caída libre de 27 metros, en esta ocasión sobre la ría en el Puente de la Salve. La marca Jeep es patrocinador de este tipo de pruebas ligada al salto de trampolín en su aspecto más extremo.

Jeep participó un año más en calidad de sponsor del evento, con una presencia muy notoria. Entre otras, llamó la atención la acción llevada a cabo con el nuevo Renegade, colocado en una espectacular base encima de la ría justo debajo del Puente de la Salve. Además, el Jeep Wrangler se ubicó en una plataforma simulando un trampolín al borde de la ría. En un stand ubicado en la Campa de los Ingleses, al lado del puente con varios vehículos expuestos se ofrecía a los asistentes la posibilidad de probar los diferentes modelos de toda la gama.

La expectación creada por las Red Bull Cliff Diving World Series en Bilbao fue máxima, con un récord de asistencia de 60.000 personas congregadas en las inmediaciones durante todo el día para ver a los 14 mejores clavadistas del mundo. En el aspecto deportivo, el estadounidense Steven LoBue dio la sorpresa y consiguió la victoria por delante de Orlando Duque y Blake Aldridge, tras una temporada en la que aún no había podido brillar.

LoBue comentaba: "en La Rochelle tuve un accidente bastante fuerte ya que me golpeé el ojo con la plataforma y posteriormente he sufrido más lesiones que no me han permitido estar al 100 % esta temporada, por lo que esta ha sido una forma increíble de terminar un duro año para mí". LoBue ha marcado una puntuación final de 481,50 puntos, inalcanzables para el resto de clavadistas, incluido el ganador global de las Red Bull Cliff Diving World Series 2015, Gary Hunt, que con seis triunfos este año no ha podido redondear una temporada colosal.

Con la parada de Bilbao, la Red Bull Cliff Diving World Series se ha consolidado como uno de los deportes extremos de saltos de gran altura que más crece. Incorporado a las pruebas de los mundiales de natación (que este año se celebró en Kazán) y con el circuito del Red Bull Cliff Diving sumando cada año nuevas localizaciones y retos para los clavadistas, sorprende que esta minoritaria actividad pueda mover tal cantidad de público.