El Norte de Castilla
Palencia empieza a fabricar la cuarta generación del Megane

Palencia empieza a fabricar la cuarta generación del Megane

  • La factoría de Renault, ahora con una plantilla de 4.200 trabajadores, produce también el Kadjar en tres turnos de producción

Las instalaciones de Renault en Palencia han dado un giro espectacular. Primero con el Kadjar, cuya producción empezó la pasada primavera y ahora inicia la fabricación de la cuarta generación del Megane. Con unas inversiones de 600 millones de euros, necesarios para adaptar las instalaciones industriales y cumplir con las exigencias de calidad, la fábrica palentina ha duplicado la plantilla en año y medio, pasando de 1.900 a 4.200 personas; además, y gracias al éxito del Kadjar, se trabaja en tres turnos de producción.

Las diferentes generaciones del Megane, sin duda el coche más popular de la marca en el mercado, contabilizan más de cuatro millones de unidades producidas en Palencia desde 1995. Ahora, con la llegada del nuevo Megane y el reciente Kadjar, dos vehículos que comparten el mismo chasis modular de la Alianza Renault-Nissan, ha obligado a la factoría a transformarse con una completa renovación de herramientas y procesos y la lógica adaptación de los operarios. Sirva como ejemplo que en 2014, el número de horas de formación era de 42 por persona, cifra que se ha duplicado con los nuevos modelos.

Como en el resto de fábricas de Renault y Nissan, en Palencia se aplica desde principios de año el denominado Alliance Production Way (APW), una síntesis de las mejores prácticas de los dos sistemas de producción de ambas marcas. La producción sincronizada con la demanda de los clientes, necesaria para el cumplimiento de los plazos, es el corazón del APW. Esto implica la perfecta armonización de la factoría con sus proveedores, tanto en términos de flujos como de prestaciones.

Palencia se ha convertido en una de las fábricas más modernas de Renault. Desde la pasada primavera se produce el Kadjar en tres turnos y ahora empieza a fabricarse el nuevo Megane.

Inversión de 600 millones de euros

Palencia se ha convertido en una de las fábricas más modernas de Renault. Desde la pasada primavera se produce el Kadjar en tres turnos y ahora empieza a fabricarse el nuevo Megane.

En Palencia llama la atención una zona de soldadura más moderna, con 874 robots de color naranja y negro y pasillos amplios por los que circulan pequeños carros automatizados. Para la fabricación de las plataformas hay nuevas instalaciones con 250 robots para los dos modelos. Otros 70 equipan la nueva línea de ensamblaje de los lados de caja, y las líneas existentes para las puertas y el capó se han adaptado gracias a la reutilización de material.

La calidad percibida está presente en todo el proyecto. Un ejemplo es lo que se denomina el Dojo “soldaduras”. Se trata de una zona específica del taller en la que los operarios aprenden a distinguir, en torno a una carrocería, un punto de soldadura conforme de otro no válido. La inversión en un utillaje de soldadura láser para la unión del techo con los lados de caja contribuye asimismo a la mejora de la calidad percibida.

Gracias a la experiencia compartida con Daimler, Palencia es la tercera factoría del Grupo en beneficiarse de una cabina de luz, un nuevo medio de supervisión desarrollado por el diseño y la ingeniería de procesos. Esta cabina proporciona una luz de referencia estándar cuya intensidad y ángulos de orientación permiten identificar diferencias entre colores muy próximos y controlar así la armonía entre las piezas pintadas en la factoría y las de los proveedores.

Así, en el caso del nuevo Megane las puertas se pintan en el taller de pintura de la factoría, el paragolpes en otro taller anexo y el portón en las instalaciones de un proveedor externo. Los controles de calidad son exhaustivos, y cada semana se analizan una veintena de vehículos para someterlos a un control exhaustivo para valorar la armonía de color y evaluar el efecto piel de naranja. Este segundo tipo de patrón es una novedad incluida en el proceso este año.

En cuanto a piezas, el número de referencias se ha duplicado y los diversos conjuntos se llevan hasta la línea de montaje de forma sincronizada a la secuencia de montaje. Este sistema mejora la ergonomía, la seguridad, al disminuir la circulación de carretillas, la calidad y la eficacia global de la planta. La plataforma común para los dos nuevos modelos aporta ahorro de costes si bien los operarios deben gestionar nuevos puestos asociados como el sistema de cuatro ruedas directrices, disponible en el nuevo Megane GT o las cuatro ruedas motrices de la versión 4 x 4 de Kadjar.

A la salida de la línea de montaje, el 100 % de los vehículos se controla mediante pruebas de aspecto y de funcionalidad antes de pasar por un control dinámico en una pista de pruebas situada en el exterior del edificio.