Qué ocurre si nos quedamos bloqueados en la nieve

Qué ocurre si nos quedamos bloqueados en la nieve

Cómo actuar en el caso de quedarse atrapado por la nieve en la carretera

SANTIAGO DE GARNICA

Antes de partir hay que asegurarse de que el depósito esté lleno y cuando estamos ante una zona difícil, hay que afrontarla con la mayor cantidad posible de combustible pues si nos quedamos bloqueados el motor será la única fuente de calor que tengamos en el habitáculo.

En caso de inmovilización forzosa, evite bloquear la carretera pues impedirá el movimiento de las máquinas quitanieves. Debemos permanecer tranquilos y optimistas (el desánimo contagiará al resto de ocupantes). Evite esfuerzos innecesarios: el frio acentúa el estrés cardiaco y la extenuación. Retire lo más posible la nieve y el hielo acumulados sobre la carrocería de su automóvil para permanecer así visible para otros vehículos, quitanieves o helicópteros. Permanezca en el interior del automóvil si es incapaz de quitar la nieve o andar sin dificultad para ir a buscar una ayuda próxima.

Haga funcionar sus intermitentes o antorchas de señalización. Puede incluso colocar un trozo de tela de color vivo en la antena del coche para hacerlo visible durante el día.

Utilice de forma intermitente el motor del coche (10 minutos por cada hora) para así calentar el interior y al tiempo no derrochar combustible. Compruebe que la salida del escape no está tapada. Cuando el motor está en marcha deje abierta ligeramente la ventana del lado opuesto al aire para evitar la acumulación de monóxido de carbono cuando el motor está en marcha. Si hay dos personas en el interior del coche, es mejor compartir una manta o el abrigo pues se conserva mejor el calor que si cada una utiliza el suyo propio. Es importante tener la cabeza tapada con un gorro: la cabeza, el cuello, los pies y las manos son los puntos corporales por donde más calor se pierde.

Cuidado con la hipotermia o los signos de congelación. No conserve su posición durante mucho tiempo. Cambie de postura y haga ejercicios que faciliten la circulación. Mueva así brazos y piernas o frótese las manos.

Si hay más de una persona en el coche, conviene hacer turnos para dormir. Y no los dos al tiempo.

Permanezca atento y espere tranquilamente a otros coches o a la ayuda que ha solicitado. Y si le ofrecen una bebida caliente o incluso un mal café, acéptelo de buen grado.

Es muy importante llevar:

• En el habitáculo:

- Una linterna con pilas nuevas o, mucho mejor, una que incorpore batería y este a tope de carga.

- Un botiquín de primeros auxilios

- Una botella de agua de plástico pues el vidrio puede romperse a causa del hielo.

- Barras de cereales

- Una manta por persona

- Un extintor

- Guantes y botas

- El teléfono móvil cargado y cuidado: nunca dejarlo en el coche pues el frio lo descarga.

• En el maletero:

- Cadenas acorde con las medidas de sus neumáticos, sino lleva neumáticos de invierno

- Un rascador para el hielo

- Un juego de bombillas y fusibles

- Una pequeña pala

- Una cadena para remolcar

- Cables de batería

- Una radio con pilas nuevas

- Un saco de arena o de sal y (más uitil aún) de cama de gatos

- Un GPS

- Planchas para salir de la nieve

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos