El Norte de Castilla

Infiniti Q30, asalto al bastión alemán

  • El nuevo Infiniti Q30 llegará a los concesionarios en febrero de 2016, desde 24.900 euros, con la mira puesta en los compactos germanos de lujo

El Q30 representa la primera incursión de la marca japonesa Infiniti en el segmento de vehículos compactos de gama alta. Con la clara intención de quedarse con una importante cuota del mercado que actualmente se reparten rivales tan característicos como los BMW Serie 1, Mercedes Clase A o Audi A3, el nuevo Infiniti estará disponible en tres variantes Básica, Premium y Sport.

Tanto el Q30 como el Q30 Sport tienen su propia personalidad única, inclusive en cuestiones de diseño y dimensiones. En concreto, el modelo Q30 Sport (de 1.475 mm de altura) es 15 mm más bajo que el Q30 base o Premium. También presentan diferencias en el rendimiento de marcha gracias a los ajustes individuales de la suspensión y a las características distintivas de conducción.

La versión Q30 Premium incluye de serie elementos diferenciadores como los faros antiniebla delanteros led, espejos retrovisores calefactables y del color de la carrocería, además de embellecedores dobles cromados de la salida de escape en forma rectangular o las llantas de aleación de 18 pulgadas. La parte delantera del Q30 Sport es ligeramente distinta, gracias a un diseño del paragolpes delantero más acentuado y a la parrilla delantera en negro. Las llantas de aleación de 19" completan el aspecto de la versión Sport.

El interior del Infiniti Q30 destaca por una presentación impecable, con materiales suaves al tacto de buena calidad.

Como en sus hermanos mayores

El interior del Infiniti Q30 destaca por una presentación impecable, con materiales suaves al tacto de buena calidad.

Los diseñadores de interiores de Infiniti han seleccionado también los materiales de las mejores calidades y los mejores procesos existentes para crear un interior moderno y lujoso. Así, por ejemplo, en los tapizados de las puertas y el reposabrazos central, se utiliza un material muy suave y agradable al tacto. Los acabados disponibles ofrecen un diseño interior personalizado. El diseño similar al de un cupé del Infiniti Q30 no contradice su amplio espacio interior y su funcionalidad. La configuración de dicho interior crea sensación de espacio y amplitud tanto para pasajeros como para el equipaje.

En cuanto al espacio para la cabeza (sin techo solar), dispone de 108 mm en la parte delantera y 43 mm en la trasera. Delante cuenta con 626 mm de espacio para las piernas y 538 mm en la parte trasera. El espacio para la zona de las caderas abarca 1.324 delante mm y 1.244 mm detrás. El maletero tiene un volumen de 368 litros; si se abaten los asientos traseros en proporción 60/40, se dispone de espacio adicional para cargas de mayores dimensiones.

Los niveles de sonido dentro del habitáculo del nuevo Q30 son los más bajos de todo el segmento. A una velocidad de marcha de hasta 120 km/h, el Q30 presenta un 10 % menos de ruido percibido en comparación con otros modelos de la competencia del segmento.

El nuevo Q30 mantiene un agarre firme a la carretera gracias a sus amortiguadores especialmente configurados de tal forma que el coche sea confortable, pero sin perder agilidad. A pesar de que la suspensión está básicamente ajustada para proporcionar confort de conducción, los muelles de recuperación proporcionan una conducción regular en todo momento, así como un alto nivel de agarre, con lo que se asegura una mayor zona de contacto del neumático en conducción por curvas.

Motores gasolina y diésel

Los modelos Q30 Base y Premium estarán disponibles en el inicio de su lanzamiento (febrero de 2016) con un propulsor gasolina de 1.6 litros o un turbodiésel, a elegir para este último entre dos cilindradas: 1.5 y 2.2 litros. El gasolina 1.6 litros turbo de 122 CV de potencia, genera un par de 200 newton metro, lo que permite al Q30 acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 9,4 segundos, con un consumo medio mínimo de consumo de 5,7 litros.

La variante de este propulsor con la potencia aumentada hasta los 156 caballos y equipado con la caja automática de “doble embrague” de siete velocidades, alcanza una par motor de salida de 250 newton metro y acelera hasta los 100 km/h desde salida parada en 8,9 segundos. Además, las versiones Q30 Sport pueden equiparse con un motor de gasolina de inyección directa turboalimentado, de 211 CV y 2.0 litros de cilindrada. Equipado de serie con la caja automática de “doble embrague” y siete velocidades, el modelo de tracción integral, presenta un consumo de 6,4 litros.

La gama de motorización se completa con dos motores turbodiésel, de 1.5 litros y 2.2 litros. El primero, de 109 CV de potencia y 260 newton metro de par, y que alcanza los 100 km/h en 12,0 segundos (con caja manual de seis velocidades) o 11,9 segundos (con cambio automático de siete marchas), es el motor más eficiente de la familia Q30 con un consumo de tan solo 3,9 litros.

El más potente de los motores turbodiésel, el 170 CV de 2.2 litros de cilindrada, genera 350 nm de par, consiguiendo una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos con tracción delantera y en 8,5 segundos con tracción integral a las cuatro ruedas, con un consumo medio mínimo de 4,7 litros en su versión con tracción integral y con neumáticos de 17 pulgadas de diámetro.

Los modelos de Q30 equipados con motor turbodiésel de 2.2 litros y los modelos Sport equipados con el gasolina turbo de 2.0 litros pueden pedirse opcionalmente con un nuevo sistema de tracción integral a las cuatro ruedas. Capaz de transferir hasta el 50 % de la potencia del motor a las ruedas traseras a través de un embrague multidisco de control electrohidráulico, el sistema tiene distribución de par motor y potencia totalmente variable para conseguir la máxima estabilidad y motricidad.

El Q30 incluye una serie de tecnologías que mejoran la seguridad, como la “advertencia de ángulo muerto” que avisa al conductor si se acercan otros vehículos por carriles adyacentes que quedan en el ángulo muerto de su campo de visión. También el “aviso de colisión frontal” con sistema de frenado de emergencia delantero, que reduce el estrés ligado a la conducción en condiciones de tráfico congestionado o en ciudad, advirtiendo al conductor de los peligros que se puedan encontrar delante del vehículo e interviniendo de forma autónoma para ayudar a evitar o mitigar los efectos de una colisión.

El control de “deslumbramiento automático” es una tecnología que mejora la seguridad durante la conducción nocturna al reducir temporalmente de forma automática la intensidad de los faros para evitar deslumbrar a los vehículos que circulan en sentido contrario. El control de crucero “inteligente” mantiene una distancia de seguridad con respecto al vehículo precedente, proporcionando así una conducción segura y relajada.

El Infiniti Q30 es también más fácil de aparcar, gracias al nuevo “asistente de aparcamiento automático” que guía al vehículo para estacionar; otro elemento que facilita aún más el aparcamiento es un nuevo monitor de visión periférica que incluye detección de objetos en movimiento y que utiliza cuatro lentes gran angular (una a cada lado del vehículo) para generar una “vista de pájaro” en la pantalla situada en la consola central, proporcionando una imagen clara de los obstáculos próximos durante las maniobras realizadas a baja velocidad.