El Norte de Castilla
Cinco estrellas Euro NCAP para los nuevos Ford S-Max y Galaxy

Cinco estrellas Euro NCAP para los nuevos Ford S-Max y Galaxy

  • Ambos modelos alcanzan la máxima puntuación en materia de seguridad en las diferentes pruebas de choque

Ford, con los nuevos S-Max y el monovolumen Galaxy, presume de seguridad al conseguir los dos coches la máxima puntuación de cinco estrellas otorgada por el organismo independiente especializado en pruebas de choque Euro NCAP. Estas últimas versiones incorporan por primera vez airbags laterales de segunda fila, lo que añade una protección suplementaria contra impactos laterales para los pasajeros y también incluye pretensores de cinturones de seguridad para la primera y segunda fila de asientos.

Se da la circunstancia que tanto el S-Max como el Galaxy han logrado idéntico tanto por ciento en los análisis de los distintos apartados. En concreto, un 87 % en la protección del adulto, también un 87 % en el caso del niño, un 79 % para el peatón y un 71 % para los sistemas de asistencia de seguridad.

Ambos vehículos emplean aceros de alta resistencia en diferentes zonas del chasis, lo que mejora los resultados en caso de impactos laterales. Además, ofrecen la tecnología de asistente de colisión con detector de peatones, que puede reducir la gravedad de algunas colisiones frontales en las que se ven implicados vehículos y peatones, o incluso pueden ayudar a los conductores a evitar por completo algunas colisiones.

El S-Max y el Galaxy llevan otras tecnologías de asistencia al conductor, como la cámara frontal partida, que muestra al conductor un amplio ángulo de visión gracias a una videocámara instalada en la rejilla. En un cruce con poca visibilidad o en la salida de una carretera, la cámara permite a los conductores detectar vehículos, peatones o ciclistas que se estén incorporando.

También cuenta con la alerta de vehículos en el punto ciego o ángulo muerto que avisa al conductor de su presencia al cambiar de carril o el asistente de mantenimiento de carril, que detecta si un conductor cambia de carril sin indicarlo y le advierte haciendo vibrar el volante y mostrando una señal en el cuadro de instrumentos.

Se ha mejorado la estabilidad de los vehículos con los sistemas de control de curva y control de estabilidad de balanceo, que ajustan el par del motor y el freno para ayudar a los conductores a mantener el control del vehículo. Además pueden llevar el limitador de velocidad, que combina la funcionalidad del reconocimiento de señales de tráfico y el control de crucero adaptativo y que, al activarse, escanea las señales de tráfico y reduce en caso necesario la velocidad.