El Norte de Castilla
Citroën C4 Cactus, el diseño más creativo

Citroën C4 Cactus, el diseño más creativo

  • Fabricado para todo el mundo en la planta de PSA en Madrid, es el primer modelo que representa el inicio de una nueva etapa de la marca

Producido en uno de los centros de PSA Peugeot Citroën en Madrid, el Citroën C4 Cactus es el primer modelo que marca una nueva etapa de Citroën, mucho más creativa, joven y donde el diseño es uno de los puntos claves a la hora de lanzar un nuevo vehículo al mercado.

Si el Citroën C4 Cactus llama la atención por su diseño, el coche sorprende además porque es especialmente práctico. Desde los Airbump, seña de identidad del modelo, que son unos protectores laterales de la carrocería para evitar daños en las maniobras del día a día en ciudad, hasta las posibilidades de personalización para que cada Cactus sea diferente al del vecino, son ejemplos de una clara vocación polivalente.

Gracias a las tecnologías útiles, el interior permite que la conducción y la forma de afrontar un viaje no se parezca en nada si se compara con un vehículo que presuma de un interior sobrio y tonos oscuros por muy premium que sea. Esa creatividad en un diseño diferente y divertido hace que cada Cactus sea único y poco menos que intransferible.

Hay infinidad de nuevos colores exteriores, desde los habituales negro o gris hasta los más atrevidos conocidos como duna y chocolate, un blanco perla nacarado o el colorista Jelly Berry, que combinan con tres tipos distintos para el habitáculo en gris, habana y purple.

Pero no solo el nuevo C4 Cactus es caracteriza por su diseño y posibilidades de personalización, el objetivo era además ofrecer un coche eficiente y respetuoso con el medioambiente. Con la incorporación de los últimos propulsores diésel conocidos como BlueHDi, la versión con el motor de 100 caballos de potencia en sus tres versiones con caja manual, pilotada y manual con sistema de parada y arranque automático, las cifras oficiales en conducción urbana, que son las más cercanas a la utilización real, varían entre 3,5 y 4,2 litros, con unas emisiones medias entre 82 y 95 gramos.

Hay también tres motores gasolina, hasta seis niveles de acabado y la posibilidad de elegir un techo cerrado o el techo panorámico. En opinión de Pablo Puey, director general de Citroën para España y Portugal, «el C4 Cactus encarna la vocación generalista que siempre ha tenido Citroën pero aquí, generalista no es sinónimo de anodino, sino de ofrecer soluciones únicas en el mundo del automóvil».

Puey continúa diciendo «que Citroën es una marca joven, que expresa su creatividad a través de un diseño que combina estética y funcionalidad y que rompe con lo convencional». «Recuperamos nuestro histórico espíritu de ser diferentes; nadie confunde ni un 2CV, ni un Mehari ni un C4 Cactus en la carretera con otro coche».